viernes, 18 de febrero de 2011

NO SOY DIGNO??

Algunas personas, en determinados momentos, o durante un largo período de su vida, de una forma inconsciente se creen "indignas" de los demás.

Rechazan sin darse cuenta la ayuda de las demás personas. Intentan creer que SOLAS pueden con todo. Y se machacan negándose cualquier tipo de ayuda externa.

Lo curioso es que, como lo hacen sin darse cuenta, culpan a los demás de su "rechazo". Es decir, creen que son los demás los que "pasan" de sus problemas. Cuando en realidad, es justo al revés. Son estas personas las que CIERRAN las puertas a los demás.
Se sienten solas, incomprendidas, y terminan cayendo en una depresión de la que es difícil, que no imposible, salir.

A estas personas, en un momento de su vida, les sucedió "algo" que hizo que tomaran el "disfraz" de sentirse "indignas" de los demás. Como una forma de defensa para aquella situación. Y desde entonces, actúan de esta forma. Cargando con este pesado disfraz.

Esta actitud, de sentirse "indign@, la podrías haber tomado tú mism@, y no te has dado cuenta todavía. O quizás conozcas a alguien de tu entorno que encaje en este tipo.

Lo primero que uno tiene que hacer es DARSE CUENTA. Sólo con eso, ya habrá dado un paso muy importante. Y aunque sea duro, poco a poco, poniendo conciencia, uno mismo va creciendo y tomando una actitud más positiva. Uno aprende a sostenerse y aceptarse tal y como es.

Al poner conciencia en lo que te pasa, cada vez que actúes rechazando a los demás, te darás cuenta de ello, y podrás ir disminuyendo la negación a las demás personas. Todo esto, siempre, con mucha paciencia. Poco a poco.  No tengas prisa, ni te "machaques" culpándote por tu actitud. Si eres así ahora, es por algo, y lo importante es darte cuenta. Y crecer despacito, pero CRECER.

Termino con una famosa frase que seguramente ya conocéis, y la cual tiene mucho sentido en todo esto:
"Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme"

Páginas vistas en total