martes, 25 de junio de 2013

CONTACTO EN LA NATURALEZA

Por primera vez he asistido a un residencial de Danza Integral en la Naturaleza, y ha sido .... ¡impresionante!

A pesar de mi insistente sentimiento de culpabilidad por dejar a mi nenes en casita, que estuvo "machacando" mi cabeza la primera mitad del fin de semana, cuando logré DARME EL PERMISO de disfrutar de ese tiempo para mi sola y aprovecharlo viviendo el PRESENTE sin pensar en lo que había "dejado",....  fue maravilloso.....  , revelador, intenso, ..

He descubierto lo maravilloso que es caminar descalza por el monte, que mis dedos se impregnen de barro, agua, hierba, .. ..  incluso de bichitos.
La suavidad de esa tierra maravillosa, que nada tenía que ver con mi miedo a contactar con ella, pues la esperaba fría, áspera, dura, llena de "peligros" para mis piececillos, ... y fue todo lo contrario!!!



Madre Tierra me acogió con suaves caricias, calor, frescura, sencillez, .... y entonces me invadió una gran paz interior.



Contactar de esta forma con la Naturaleza me ayudó a VER a mis compañeras de un modo más cercano, más puro, más intenso, más sincero.

Esta experiencia me ha llenado de vitalidad y amor.



Cuando comenzamos a integrarnos en la Naturaleza, iba con ese miedo que nace de mi ego, ¿qué me iba a encontrar allí? ¿me picaría un bicho? ¿me ensuciaría mucho? ¿me cortaría los pies con las piedras?

Y qué agradable sorpresa encontrar todo lo contrario....

De qué manera más sutilmente acogedora me recogió Madre Tierra..... Y cómo me ayudó a integrarme en ella y en mi grupo....  

Todo era precioso y vital.  La intensidad del Sol acariciando mi piel, la frescura de la hierba húmeda en mis pies, la suavidad de la tierra, la majestuosidad de las montañas, y el tierno abrazo de los árboles, ...

Me siento muy satisfecha de haber conseguido aparcar mi miedo, mi ego, mi mente, y haber sido capaz de disfrutar de la maravilla de la Naturaleza.



Desde aquí quiero agradecer a todas mis compañeras su presencia, su apertura, el compartir conmigo ese momento.

Su calor y acompañamiento me ayudaron a disfrutar del momento, de abrirme, de ser consciente, de conocer lo desconocido, de VIVIR una grata y reveladora experiencia.

GRACIAS ángeles danzarinas, maestras druidas, espíritus libres....


A partir de ahora, cada vez que me adentre en la Naturaleza, lo voy a hacer de otra forma. Mucho más en contacto con ella. Como una parte más de mi, del TODO, de mi vida.  Y no como algo ajeno, externo, amenazante, ....

Este contacto con ella, influye en mi contacto con los demás, y por tanto el beneficio para mi es impresionante.

Recomiendo enormemente esta experiencia para todo aquel que tenga dificultades con el CONTACTO con los demás.

Páginas vistas en total