martes, 30 de abril de 2013

HERRAMIENTAS CONTRA EL MALESTAR

Llevo muchos años trabajando en el mismo lugar, con los mismos jefes y casi  con todos los compañeros, y durante todo este tiempo, he padecido la misma situación una y otra vez.

La situación es la siguiente: yo siempre estoy entre dos frentes. La voz comunicante entre éstos. La que lidia entre uno y otro.La que aguanta las quejas de uno y las gracias del otro. La que se come todos los marrones por estar en medio.

Y entonces, yo me pregunto, ¿para qué he de vivir yo esto una y otra vez?  ¿qué tengo yo que aprender de esto?  ....

Hubo una época en la que estuve a punto de irme, y fue entonces cuando renací. Aprendí a vivir la situación de diferente forma. Los demás no cambian, pero yo sí puedo cambiar. Y fue lo que hice. Y conseguí estar de una forma tranquila, en paz, con ganas, y alegría.

Aquella situación era bastante peor que la actual.. Pues aunque en general, no dejaba de ser lo mismo de ahora (estar en medio) tenía  demasiados agravantes añadidos.

Hoy he querido recordar ese capítulo de mi vida,  para ver si me fortalece. Pues hoy, estoy de bajón. Viviendo la situación repetitiva desde lo más bajo de mi energía. Digamos que estoy "ploff" y necesito tomar fuerzas para levantarme y poder ver la situación desde otra perspectiva.

Si mi jefe me usa de saco de boxeo, ¿he de aprender a apartarme? ¿o poner la mejor cara para mantener mi puesto de trabajo?
Hasta ahora me he acercado siempre más a la segunda opción, aunque muchas veces me haya enfrentado contra esos puñetazos.
Será seguramente pues, que mi lección de vida es aprender a APARTARME.  Que no es lo mismo que enfrentarme.

¿Apartarme pues significaría abandonar este trabajo? Pues puede ser. O no....
Si consigo vivir esta situación de una forma serena, y hasta un poco fría, tomando conciencia de lo que me corresponde o no cargar (no de lo que soy capaz de soportar, si no de lo que a mi toca llevar, por mi puesto, por mi responsabilidad) es posible que comience a vivir mejor. Que cuando vuelva a mi casa, lo haga con satisfacción y no con tristeza.

Si huyo del problema y es algo que "tengo que aprender", allá donde vaya seguramente se me presentará la misma situación o similir. Hasta que aprenda la lección que tengo pendiente.

Apartarme puede ser esquivar los golpes, y que si alguno me llega, éste no me afecte.  ¿Y cómo lo haré? Pues con herramientas. Sí, todas las herramientas aprendidas en mis cursos de crecimiento personal.

Comparto algunas de estas herramientas:

Ante un bloqueo, ansiedad, miedo, ...entrar en "shok": SALIVAR, y respirar con conciencia.

Para el nerviosismo y/o la tristeza: sujetar el dedo anular con la otra mano, cubriéndolo lo máximo posible con los dedos y la palma.  Si es de día, sujetaremos el dedo izquierdo. Si es de noche, el derecho. (Técina Jin Shin Yyutsu, de la que os hablé en la página "Cuerpo")

Cuando te sientas desubicado, perdido, sobrepasado por el estress y la preocupación, como "ido": pisa el suelo una y otra vez. Izquierda, derecha, izquierda, derecha, ...  dando golpes firmes y fuertes con tus pies.
De esta forma tomas conciencia del aquí y el ahora. Te hace "volver" a tu ser.

Y las técnicas por excelencia: MEDITAR, RESPIRAR CON CONCIENCIA, SONREIR y SOÑAR.
Soñar en el sentido de proyectar lo que deseas en tu vida, con una fe absoluta de que se cumplirá.

Está demostrado que cuando sonreímos, se relajan un montón de músculos y se liberan endorfinas, lo que nos provoca un bienestar.

La respiración con conciencia equilibra mi sistema nervioso. Y me ayuda a entrar en sosiego.

Y la meditación, consigue apaciguar el estres que cargamos.  Conectamos con nuestra esencia, lo que en realidad somos, nuestro ser. Y así olvidamos lo cotidiano, lo que no somos, nuestro ego.

Ya os contaré cómo evoluciona mi "vivir" esta realidad. Si logro modificar mi actitud y sentir. Y cómo lo he conseguido, si es que lo logro.....



martes, 9 de abril de 2013

DEJAR QUE LAS COSAS FLUYAN

Una y otra vez se repite la misma lección en mi vida....

No hay nada mejor que dejar que las cosas se "solucionen" por sí solas. 

La experiencia me demuestra que cuando me obsesiono con un "problema" en la búsqueda de su solución, ésta no aparece..... Y lo único que consigo es darle vueltas al coco, pasarlo mal, deprimirme, enfadarme, estresarme... 
Y permanecer en ese bucle es agotador....

Sin embargo, cuando acepto "lo que hay" y me olvido, .....  ¡el problema se resuelve solo! 

Esto debe ser porque al apartar mi mente del problema, lo dejo de influenciar con mi energía, y ya no "atraigo" una y otra vez lo mismo.  

La semana pasada, mi hijo comenzó a dormir muy mal, y solo quería que lo metiéramos en la cama de papá y mamá.  No quería quedarse solo en su cuna. 
Y una de dos, o te quedabas con él allí de pie toda la noche, .... o te lo llevabas a la cama.....  
Ninguna de las dos opciones me gustaba demasiado.

Así que comencé un plan de cura del sueño, para quitarle los miedos, y acostumbrarlo a que durmiese solito.

Modificamos su cuarto, y le hicimos el cambio de cuna a cama. Motivando su nuevo estado, con frases como "el nene ya es mayor, qué bien! que puede dormir en cama!"  
Pero él decía todo el rato que NO, que él no era mayor, .... Jijij

Estuvimos dos noches "luchando" con él. Para que se durmiese solito en su cama. Y ..... nada!!  El resultado fue catastrófico...  Pues lo único que sucedía es que él se llevaba un gran sofocón, y nosotros sufríamos por ello. 

Se despertaba mucho por las noches, con el consiguiente efecto.... ¡ninguno dormíamos! 

Después de varios días, y tras noches sin dormir, agotada, e impotente, me lo llevé a mi cama. 

Y me desperté feliz. Y él, me miró sonriente, y tumbados en la cama suspiró y se volvió a dormir.

En ese momento, decidí que no iba a seguir ningún "plan" para curar su mal dormir. Que simplemente me iba a dejar llevar. Que lo acostaría en su cama cada día, permaneciendo allí hasta que se durmiese. Y que si por la noche, se despertaba, y no conseguía que permaneciese en su cama, me lo llevaría conmigo a la mía. 
Así, sin darle demasiada importancia.  Aceptando que mi hijo, ahora tiene una necesidad, y punto. 

Y..... voila!!!  A la segunda noche, se queda solito en su cama!!!!  

Y es que, amigos, qué equivocado es seguir las "normas" de lo que nos dicen que está bien o mal hacer.  Yo había estado leyendo "lo que hay que hacer" para que tu bebé duerma bien y no se "mal acostumbre". Y había intentado llevarlo a cabo, como si esas normas fuesen lo único que debía hacer. Y me había olvidado de seguir mi PROPIO CRITERIO. 

Cuando seguí mi instinto, sin atender a las "normas" para hacer "bien" las cosas.....  ¡todo ha fluido positivamente!  

Así que mi consejo es..... ¡seguir siempre vuestro corazón! ¡hacer lo que queráis hacer! y no dejéis que nada ni nadie opine en vuestra vida. 

Y termino con una frase que viene al pelo: 

"Lo que se resiste persiste, lo que se acepta se transforma."

Páginas vistas en total