jueves, 29 de marzo de 2012

DANZATERAPIA

Recientemente he tenido una experiencia con la Danzaterapia. No había hecho nunca, y no sabía en qué consistía, aunque a grandes rasgos intuía de qué iba la cosa... Una danza en la que aprendes a conectar con tu cuerpo, expresarte y contactar con los demás. Como decía mi buena amiga Dory, "te ayuda a desinhibirte"

Pues bien, allá que fui con mis amigas, para "probar" esta danza.  Y esto fue lo que me ocurrió...

Cuando llegamos, ya el sitio me impresionó bastante, pues allí había multitud de gente distinta, de todas las clases sociales y etnias, jóvenes y mayores, chicos y chicas, ...  En fin, una sinfonía de gente de todos los colores e intensidades, cada una con su propia luz, energía, y vida particular.
Normalmente me muevo entre gente de mi misma clase social, siempre con las mismas personas, familia, amigos, trabajo, .... Y me pierdo el conocer otro tipo de personas, con distintos hábitos, y formas de vidas.
Así que ya desde el principio, me sentí profundamente atraída a la vez que incómoda. Sentía mucha curiosidad por descubrir algo de aquellas personas y de la danza en cuestión.  Y por otro lado, mi miedo a lo  desconocido se hizo presente.

Comenzamos haciendo un simple paseo por la sala, dejándonos sentir nuestro cuerpo, forma de caminar, y percibiendo toda la energía que allí comenzaba a fluir...
Después cerramos los ojos mientras seguíamos caminando por la sala, y allí comencé a sentirme muy inestable, perdida, miedosa,....  Y cada vez que me tropezaba con alguien, mi cuerpo pegaba un pequeño bote sobresaltada.
Fue interesante observar mis reacciones, a la par que incómodo.

Después nos tumbamos en el suelo, realizamos unas respiraciones profundas, y junto con la persona que nos había quedado al lado, comenzamos a realizar un ejercicio que consistía en lo siguiente: primero yo le hacía distintas presiones sobre su cuerpo y luego la otra persona a mi.  Presiones de distinta intensidad y con distintas partes de mi cuerpo: con mis manos, con los pies, .....
Debíamos prestar atención a cómo reaccionaba nuestro cuerpo al sentir aquellas presiones.

Llegados a este punto, ya podíamos "dejarnos llevar" bailando. Nos pusimos por parejas, y comenzamos a realizar una especie de baile-presión con nuestra pareja. Si ella me estiraba o presionaba, yo reaccionaba de una forma concreta, provocando en ella otra reacción en mi. Y así tras una sucesión de reacciones, se formaba este baile, llamado Danzaterapia.

No fui capaz de relacionarme en este baile con otras personas que no fueran mis amigas. Y eso me dejó un mal sabor de boca. Pues no fui capaz de sostener mi verguenza, y mi miedo, y me quedé más con la imagen externa que recibía de estas personas más que con su SER interior.
Reconozco mi limitación, y me doy cuenta de que me perdí vivir la experiencia al cien por cien.
Fue por este motivo, por el que salí un poco decepcionada. Pero no decepcionada tanto con la Danza si no conmigo misma.

Hoy me ha dicho mi amiga Mª Carmen Nasarre una cosa muy interesante acerca de la experiencia que allí tuvimos, y lo copio porque me parece que ha dado en clavo...

"...Cuando recuerdo vuestra imagen, sentadas y mirando...es como cuando la vida está en frente como un río que discurre ante ti, unos se paran en la orilla pensando, seguro que me ahogo, hay mucha corriente. Otros pueden pensar puedo lastimarme con las piedras y los troncos de su cauce, otros tal vez no tenga las suficientes fuerzas...el caso es que mientras tanto la vida como el rio fluye, con sus cosas buenas y malas todo está ahí, lo importante es atreverse a entrar en su cauce y una vez dentro sentir la vivencia de estar en la vida, lo que siempre recuerdan los que llegan al final del recorrido...al gran mar...es el no haberse atrevido hacer muchas cosas, no tanto el haberse equivocado o el haberlo disfrutado." 

Me quedo con lo que he aprendido de mi misma al darme cuenta de mis reacciones, mi miedo, ...  Por tanto, me alegro de haber participado en esta experiencia, y me quedo con las ganas de volver a repetir más adelante.

martes, 20 de marzo de 2012

DESHACER NUDOS

Ayer, escuchando a mi amiga y maestra Mª Carmen Nasarre, creí oportuno tomar nota de lo que explicaba para después contaros aquí sus palabras, siempre sabias.
La verdad es que siempre es un gustazo escucharla, pues sabe muy bien lo que decir y cómo hacerlo para que los demás entendamos todo de una forma muy sencilla y clara.

En el trabajo personal que uno hace, para crecer, conocerse, evolucionar, y en definitiva mejorar, cada vez que damos un pasito, avanzando en nuestro crecimiento interior, es como si deshiciésemos un nudito que llevamos dentro. Sentimos alivio al comprender, entender, perdonar... Y podemos respirar aliviados.
Deshacemos el nudo, y nuestra energía fluye....  Nos quitamos un peso, una obsesión, incertidumbre, angustia, malestar, ....

Hemos vencido nuestro ego, y hemos podido "ver" más allá de lo que hasta ese momento eramos capaces de ver.

En nuestras relaciones interpersonales, todos estamos conectados de una forma invisible, en modo energía. Como si estuviésemos unidos mediante un cordón energético transparente. Pues bien, cuando en nuestro trabajo individual, deshacemos un nudo, este cordón toma más holgura y fluidez. Lo que en definitiva, hace que nuestras relaciones con los demás sean menos tirantes, más libres, mejores.

Esto quiere decir, que si yo me trabajo, repercutiré de una forma positiva a los demás. Pues mi relación con ellos será mucho mejor. Y notaré los efectos en seguida.

Con esto, quiero haceros llegar la importancia de trabajarse uno mismo, sin prestar atención a si los demás lo hacen o no. Si tu te trabajas, estarás ayudando a los demás, colaborando así a crear un mundo mejor, de mayor fluidez, conciencia, y con mejores relaciones interpersonales.
Tu eres una pieza clave en este mundo.
No menosprecies tu valor e importancia.




Pues un simple pasito tuyo hacia delante, provoca un gran beneficio para muchos.


Es un gran regalo para la humanidad.

martes, 6 de marzo de 2012

OBSESIÓN

Cuando nos obsesionamos con algo, nos cerramos puertas, y no vemos más allá de lo que nuestra mente se empeña en alcanzar.
Si solo miro un punto en el universo, y me obsesiono en llegar a él, me estoy perdiendo la infinitud de puntos que existen en el mundo...
Es como cuando nuestro ego se empeña en ver solo las cosas negativas de algo, sin darnos opción a ver lo positivo. Y todo tiene polos opuestos: positivo y negativo.
Si yo me obsesiono con un solo punto/meta del universo, es porque solo estoy valorando lo positivo, sin ver lo negativo. Y por el contrario, solo veo inconvenientes en el resto de puntos/metas.


Crecemos en una sociedad/familia que nos va "encarrilando" hacia lo que supuestamente es la felicidad, y lo "correcto". Y pasamos por alto nuestras necesidades y anhelos internos, porque creemos que si los seguimos nos estamos "desviando" del camino marcado. Que seremos "raros" o incluso "malos".
Y nos llegamos a convencer inconscientemente de que lo que nos han enseñado es lo "correcto" y lo "bueno".  Y si no lo conseguimos, nos sentimos frustrados, y con el sentimiento de haber "decepcionado" a nuestra familia, nuestros amigos, ... a la sociedad en general.  Y llegamos a obsesionarnos en alcanzar algo, que quizá no está hecho para nosotros.

Hoy me doy cuenta de que es más importante ESCUCHARSE uno mismo, y seguir los impulsos internos de nuestro corazón.  Podré equivocarme, o no....  Pero solo entonces, estaré actuando conforme a mi real necesidad.

Al darme cuenta de mi obsesión, mi vista alcanza miles de otros puntos/metas en el universo, y comprendo lo ciega que he estado mucho tiempo....   Se abre entonces un nuevo mundo lleno de alternativas para mi, y hasta soy capaz de ver a personas que antes no veía ni escuchaba.   Es como si de repente, el mundo cambiara! y donde antes solo veía dos árboles, un coche y una nube, ahora.... me doy cuenta de que además de eso, también hay flores, pájaros volando, montañas, personas caminando,...   ¡y resulta que siempre habían estado allí!  y yo no las veía.........

Con esta nueva perspectiva, puedo elegir con mayor libertad, seguridad y decisión. Lo que en definitiva, me hace más feliz, puesto que no me derrumbaré con tanta facilidad si un punto del universo es inalcanzable para mi, ya que tengo otras alternativas.....

Páginas vistas en total