lunes, 5 de junio de 2017

CORAZON LIBRE



He llegado a un punto en el que tan solo quiero observar, apreciar, disfrutar,  sentir...  absolutamente todo lo que acontece en mi vida.  

Y aprecio de fondo el sonido parlante de la radio de mi mente dando vueltas y máSsvueltas…cuestionando todo lo que siento.  Y tratando de acertar… ¿es correcto sentir así?  ¿Hay algo más? ¿Es esto lo máximo y mejor que puedo experimentar?  
Pero ya no me preocupa.  NO me importa. Pues tan solo deseo estar presente donde estoy y poder acariciar esta realidad como lo mejor y único que puede ocurrir. Mi única verdad es esta y nada más.
Y al estar presente, puedo de verdad ver y sentir a los demás, y también dejar salir mis emociones y sentimientos, sean los que sean…   A través del respeto hacia mí misma y hacia las otras personas. 
Simplicidad para vivir, agradeciendo cada día nuevo, como la oportunidad de aprender, compartir, disfrutar, sentir….     

La paz que me invade, es un peso a tierra que expande raíces…. Que alimentan y fortalecen todo mi ser y que me hace sentir una seguridad inusual en mi hasta ahora. 

Es a la vez una sensación de conexión con algo más profundo…como si una parte de mi cuerpo se encontrase buceando en un inmenso océano… tranquilo, apaciguado, transparente…  Y el oxígeno continuara entrando en mis pulmones de alguna manera desconocida….  

Y mi corazón…. Siento que se asoma, que se entrega, que tiene ganas de soltar amarras, de danzar, de jugar… y de amar.  Es como si se hubiese roto el caparazón que lo protegía por miedo al dolor, y por fin se sintiera libre para poder ser y vivir. 

Mi mente, volátil y siempre presente, está rendida a mi voluntad nacida de este corazón por fin liberado. Y es una maravilla tenerla a mi servicio, para dar forma a la expresión y creación de todo mi sentir.

Páginas vistas en total