sábado, 25 de julio de 2015

NUEVA VIDA. RE-NACIMIENTO. Dia fuera del tiempo.

Siempre me llamó la atención el calendario Maya, pero la verdad es que nunca me he puesto a estudiarlo en profundidad.
Este año, en abril, tuve la ocasión de conocer a una persona conocedora de esto, y gracias a su generosidad en el compartir de su sabiduría, he tenido acceso a información sobre lo que es, lo que representa, y como nos influye.

Hoy, sentía que despues de mucho tiempo sin apenas escribir, tenía que hacer como un "resumen" de todos mis aprendizajes y experiencias de los últimos meses. Y de repente, he recordado que hace unas semanas había leído algo acerca del día "fuera del tiempo".  Y me he dicho.... Anda!!  voy a consultar qué dia era exactamente.... ¡y resulta que es hoy!     Lo que me demuestra, una vez más, la gran sincronía que tienen mis sensaciones y vivencias del último año con lo que representa el calendario maya del último año......  No puede ser casualidad. Y efectivamente, lo que el año maya proponía, es lo que yo he vivenciado sin saberlo.

Hoy es 25 de julio, y según el sincronario de 13 lunas (calendario maya) hoy es el día fuera del tiempo.
¿Por qué se le dice así?  Pues verás, 13 lunas de 28 dias exacatamente son 364 días. Con lo que hoy es el día número 365 que queda fuera de esas 13 lunas.  Un día con el que el calendario lunar se ajusta con el calendario gregoriano.

El ciclo de 365 días nos habla de ciclos naturales terrestres y solares y de su sincronicidad entre ambos.
Hoy se correlaciona la conjunción del sol con el levantamiento de Sirio (un elemento muy importante en astrología). Y al hablar de Sirio y de sus ciclos, hablamos ya de otros ciclos de tiempo que no son terrestres, ni solares, ni lunares, si no tiempo galactico del universo, es decir de cuarta dimensión.

El 25 de julio es el día donde todo y nada existen al mismo tiempo. El día fuera del tiempo o día "libre" que alinea el ciclo lunar con el solar.
Es un día de respeto por la naturaleza y por la vida. Un día de introspección interna, de encontrarnos con nuestro ser y escuchar nuestro corazón.

Además coincide con el cambio de año Maya. Ayer finalizó el Año Luna Solar Roja, enmarcado en la Onda encantada del Dragón. Un año en el que se movían mucho las emociones, para remover nuestro interior y sanar lo pendiente. Para renovarnos, y dejar nacer a un nuevo Ser sanado, purificado, re-nacido.

Y no ha sido fácil remover tanto y sacar lo viejo, para despertar y renacer, pero yo lo he hecho.

Todo comenzó hace más o menos un año cuando dejé de fumar, y comencé a llorar por todo. Estaba dejando salir un monton de emociones que había tapado con el humo.
Luego tome conciencia de mi dificultad para dar y recibir, para gritar, para soltarme y fluir. De mi necesidad de controlar. Y de mi miedo al descontrol, a errar, y a decepcionar.

Todo esto, ha ido poco a poco evolucionando, emergiendo, y le he ido dando forma. Ha ido amoldándose con mi rutina diaria.
Primero mi rabia se manifestó sin saber qué me sucedía ni a qué se debía (luego con el paso del tiempo comprendí que estaba intentando abrir mi corazón). Y aprendí a gritar y a expresar sin miedo ni juicios mis emociones.  Y me quedé allí por un tiempo, sintiéndome sin más.

A la vez comencé a trabajar el control, y comencé poco a poco así a dejar de controlarme y de controlar a los demás. Lo que me hizo estar dando saltos del control al descontrol durante un tiempo, hasta conseguir un equilibrio.

Después dejé de juzgarme y de juzgar a los otros.  Me permití errar y simplemente estar, sentir, .. Observándome y observando a mi alrededor.

De repente, me  surgió un miedo muy potente interior al desamor, a la muerte, al vacío. Era mi corazón cerrado, negando la vida.  Un corazón que tenía miedo a brillar, a ser feliz, ... a vivir.

Entonces comprendí mi negación oculta a vivir, por miedo a morir, a perder, a sufrir.  Y mi rechazo a entregarme a los demás.
Si me  entrego, estoy en sus manos, no tengo el control y extoy expuesta a todo, bueno y malo. Puedo perder y puedo ganar.  Y aun no se qué me da más miedo.... si perder, o ganar, si la infelicidad o la felicidad....

Hoy, después de haber tomado buena conciencia de esto, y del trabajo que estoy haciendo, me doy cuenta del comienzo de mi apertura. Y siento como si hubiese renacido.  Como si hoy, fuese otra persona. Aunque no quiero decir que haya abierto ya  al 100 por 100 mi corazón, si que por lo menos ha comenzado la apertura. Y eso, ya es muchísimo.
Incluso a nivel físico, reconozco los cambios. Mi respiración es más plena. Y el aire llena mis pulmones hasta el vientre. Ya no siento un mar estancado en mis tripas. Y cuerpo se abre al abrazo de mi familia.



Hoy siento que pongo fin a un ciclo, coincidiendo con el fin del año Luna Solar Roja del calendario Maya.  Y me siento re-nacida y abierta para recibir el siguiente año, Mago Planetario Blanco.







Páginas vistas en total