viernes, 22 de octubre de 2010

ACEPTARSE SIN ESPERAR

Tendemos a esperar. Esperamos para casi todo.

Dejas en manos de los demás completar tus carencias.
Esperas que cierta persona se acerque y te diga "te quiero", esperas que tu jefe te valore, que te llamen los amigos para proponerte algo divertido, que tu pareja sepa lo que deseas y lo haga realidad, .....
 ¿Acaso somos tan ignorantes que no nos damos cuenta que eso "no funciona"?

La primera vez que fui consciente de mi "espera" no quería aceptarlo. Ponía tierra de por medio, para NO VERLO, porque duele.... ¡y mucho!  Es la actitud que tenemos los seres humanos frente a lo que no nos gusta, y ... nos enfadamos, lo negamos, y huimos.  Hay que ser fuerte y valiente para mirarse frente a un espejo, verte con claridad, aceptarte, y seguir tu camino.

Cuando culpas a los demás por tus carencias, lo haces de forma "inconsciente", como un mecanismo autómata que por alguna razón un buen día se instaló en tu cabeza.
Lo que ocurre cuando dejas tu felicidad en manos de los demás, es que nunca estas satisfecho con lo que haces, porque en realidad, lo que estás haciendo no te ha nacido del corazón. No es tu idea, ni tu movimiento. No son tus deseos, sino los de ellos. Con lo cual, no te satisfacen nunca por completo. Y además de eso, has pasado tanto tiempo viviendo así, que ¡has olvidado lo que realmente deseas!  cuando piensas en tus hobbies, ves que en realidad no tienes ninguno en especial, y muchos insignificantes, o incluso ninguno.

No podemos culpar a los demás de no cumplir nuestras expectativas.  Primero tienes que averiguar tus necesidades, y después tu sol@, satisfacerlas.

jueves, 21 de octubre de 2010

EL DESPERTAR

Nos encontramos durmiendo plácidamente....  Evitando así efrentarnos a lo que la mente teme.  Inconscientemente no queremos VER lo que somos en realidad. Nos ponemos un disfraz, de lo que según nuestras expectativas "se espera" de nosotros. Y hacemos caso omiso a lo que nuestro cuerpo nos dice. No queremos aceptar ni entender, que a traves del cuerpo, habla el alma.
Si nos paramos a escuchar, y prestamos atención, descubrirmos nuestro oculto rincón. Allí donde habita el alma. Y entonces, te das cuenta.  Te ves con claridad. Y aunque a veces pueda ser duro, solo hay que ACEPTARSE, y acunarse. Avanzar, y caminar, haciéndote compañía. Ahora puedes ver de otra manera, más capaz, más profunda...  Vuelves a sentir la esencia pura que trajiste al nacer.

martes, 19 de octubre de 2010

LA IMPORTANCIA DEL DARSE CUENTA

Quizas cuando te das cuenta, cuando averiguas algo que estaba oculto para ti, no quizás para otras personas, pero sí para ti, quizás..... piensas:  "Vale, ¿y ahora qué?"
Ahora nada.  Y ahora TODO.
Porque siempre se ha sabido que la información es poder. Poder para elegir. Si cambias, si simplemente lo aceptas. Pero lo más importante: información para poder comprender muchas cosas. Por qué has sentido así, cómo has vivido hasta ahora y cómo has sufrido o te has alegrado a diferencia o igualdad de otros.
Conocerse, aceptarlo, y seguir caminando...  

Páginas vistas en total