miércoles, 22 de febrero de 2012

UN NUEVO VIAJE

El miedo siempre nos paraliza, y nos hace permanecer en el mismo sitio, sin avanzar, sin tomar una decisión...  Y allí podemos estar toda la vida si no nos aventuramos a ELEGIR un camino.

Yo he estado durante mucho tiempo paralizada. Inundada por un miedo atroz a equivocarme, a sufrir, a perder... Hasta que un día comprendí que la vida es precisamente eso: ganar y perder, equivocarse y acertar, ...

Hoy estoy caminando, he tomado una decisión, y no voy a crearme "expectativas" de lo que me sucederá en este viaje. Lo que tenga que suceder, sucederá.
Y me siento feliz, un poquito nerviosa, y con mucha paz interior. Y es porque estoy CAMINANDO, avanzando en mi vida, .. En definitiva: viviendo!!

El evitar tomar una decisión, y permanecer quieta, solo me satisface a corto plazo. Porque me siento "segura" sin hacer nada, sin riesgo, sin peligros....   Pero a largo plazo, produce una gran insatisfacción, pues mi anhelo nunca llega, por no avanzar.

Hoy quiero compartir mi sensación de libertad, y bienestar. Y animaros a los que os encontréis paralizados a tomar una decisión y comenzar a caminar.  No sabemos qué nos ocurrirá, pero si que sabemos que estamos donde queremos estar. Y la satisfacción de estar donde uno desea estar es más que suficiente para arriesgarnos y comenzar a caminar....

domingo, 12 de febrero de 2012

UN PASO ATRAS

A veces hay que dar un par atrás para seguir avanzando.
Cuando estamos aprendiendo a vernos, y nos caemos y nos levantamos un millón de veces, nos derrumbamos, tomamos conciencia, aceptamos lo que somos, ... y seguimos avanzando,...  Nos puede ocurrir, que casi sin darnos cuenta, hemos dado un paso atrás.
Y nos preguntamos: ¿Cómo estoy otra vez aquí? si yo, ya me había visto.., había comprendido.., había crecido un poquito.., me había quitado un gran peso de encima..., era como una nueva persona, con más conocimiento, más visión, ... ¿Cómo vuelvo a repetir los mismos mecanismos una y otra vez? ¿Cómo vuelvo a estar atrás otra vez??


Pues es muy sencillo: mi EGO se empeña en "olvidar" la lección aprendida. Se obceca en seguir "actuando" como lo había hecho hasta el momento en que le dijiste NO. Es un cabezudo, y no va a aceptar un NO por respuesta. Te camela sutilmente, y poco a poco, vuelves a caer en su dominio.

Si me pasa esto: lo primero no asustarse, ni tirar la toalla. El camino del aprendizaje no es fácil, y requiere constancia y perseverancia. Y el EGO nos empujará a la pereza y al olvido, para continuar con sus mecanismos. Una vez que nos hemos DADO CUENTA de que estamos otra vez atrás, ya hemos dicho "stop" al ego. Le decimos que no vamos a retroceder más.  Entonces, repasamos mentalmente todo lo aprendido y vemos qué estamos haciendo... ¡Pues ya está! ahora podemos volver a avanzar en nuestro camino, y lo que es mejor, con más fuerza y convicción que antes, pues hemos comprobado lo fuerte que es el ego y no nos vamos a dejar dominar.

En mi camino, he retrocedido muchas veces, y aunque fastidia un poco, lo importante es darme cuenta y seguir avanzando.
Apoyarse en los demás es lo que necesitamos en estos casos. Porque yo me doy cuenta, y solo yo puedo decir No al ego y seguir avanzando, pero si además de mi voluntad, tengo personas en las que apoyarme, mi continuidad va a ser más fácil y enriquecedora.  Comprobaré que las cosas malas no solo me ocurren a mi, y que 100 manos soportan mejor un peso que una sola mano.

Así que fuerza, constancia y compartir con los demás nuestros momentos de retrocesión es la clave para seguir avanzando.

miércoles, 1 de febrero de 2012

SOSTENERSE

Ante una situación que nos incomoda, entristece, o nos enfurece..., tendemos a hacer dos cosas: o bien nos derrumbamos, sacamos nuestro enfado, y/o estamos atacados de los nervios..., o bien reprimimos nuestras emociones diciéndonos a nosotros mismos que "esto no puede conmigo", "tengo que ser fuerte", y/o "no me afecta".

Ninguna de las dos opciones es la más adecuada.
Pues en la primera, nos estamos dejando "dominar" por nuestra "visión" de la situación que nos molesta. Seguramente generada por hechos que ocurrieron en el pasado, o por la expectativa creada hacia el futuro.
El miedo, la culpa, el enfado,.., la tristeza.., Son emociones que nacen por un pensamiento que nos acerca a lo que nos ocurrió o a lo que nos puede ocurrir.

Si me dejo llevar por todas esas emociones, mi ego estará dominando mi realidad. Caeré en mis RDR (Reacciones Desproporcionadas Repetitivas), y quedaré enganchada en ese bucle de ansiedad que me aleja de la realidad.

En la segunda, nos estamos "negando" nuestras emociones. Las tapamos, nos engañamos, las ocultamos en nuestro interior, generando más rabia, más tristeza, ..., y que algún día, se hará manifiesta en ti y en tu cuerpo, en forma de depresión, enfermedad, locura...  Será como el volcán que estalla de la forma más inesperada.

Lo importante en estos casos, es qué hago yo con mis emociones. Primero, DARME CUENTA de cómo estoy, qué estoy sintiendo, y tomar conciencia de la REALIDAD. Hoy no estoy allí y entonces, y tampoco estoy allá en el futuro. Y una vez que soy consciente de cómo estoy, observo la realidad, y elijo vivirla de la mejor manera para mi y los demás.


Solo reconociendo cómo estoy y qué estoy sintiendo, puedo afrontar la situación desde mi madurez, acogiendo mi tristeza, rabia, o enfado, acunándome, aceptándome, y entonces actuar de la mejor forma posible: con valor, con serenidad, con optimismo, con determinación, ...Resiliencia para seguir avanzando en tu camino.

De esta forma me SOSTENGO ante la situación, no me derrumbo porque soy consciente de lo que me ocurre, y tomo las riendas de mi vida sin dejarme dominar por mi ego.


 Solo entonces puedo ver "soluciones" para el problema, sonreir ante las dificultades, tomar valor y fuerza de mi interior, y caminar...

Aprender a sostenerse, lleva su tiempo, y no es tarea fácil, pero todo es comenzar... Y practicar..

Páginas vistas en total