miércoles, 1 de febrero de 2012

SOSTENERSE

Ante una situación que nos incomoda, entristece, o nos enfurece..., tendemos a hacer dos cosas: o bien nos derrumbamos, sacamos nuestro enfado, y/o estamos atacados de los nervios..., o bien reprimimos nuestras emociones diciéndonos a nosotros mismos que "esto no puede conmigo", "tengo que ser fuerte", y/o "no me afecta".

Ninguna de las dos opciones es la más adecuada.
Pues en la primera, nos estamos dejando "dominar" por nuestra "visión" de la situación que nos molesta. Seguramente generada por hechos que ocurrieron en el pasado, o por la expectativa creada hacia el futuro.
El miedo, la culpa, el enfado,.., la tristeza.., Son emociones que nacen por un pensamiento que nos acerca a lo que nos ocurrió o a lo que nos puede ocurrir.

Si me dejo llevar por todas esas emociones, mi ego estará dominando mi realidad. Caeré en mis RDR (Reacciones Desproporcionadas Repetitivas), y quedaré enganchada en ese bucle de ansiedad que me aleja de la realidad.

En la segunda, nos estamos "negando" nuestras emociones. Las tapamos, nos engañamos, las ocultamos en nuestro interior, generando más rabia, más tristeza, ..., y que algún día, se hará manifiesta en ti y en tu cuerpo, en forma de depresión, enfermedad, locura...  Será como el volcán que estalla de la forma más inesperada.

Lo importante en estos casos, es qué hago yo con mis emociones. Primero, DARME CUENTA de cómo estoy, qué estoy sintiendo, y tomar conciencia de la REALIDAD. Hoy no estoy allí y entonces, y tampoco estoy allá en el futuro. Y una vez que soy consciente de cómo estoy, observo la realidad, y elijo vivirla de la mejor manera para mi y los demás.


Solo reconociendo cómo estoy y qué estoy sintiendo, puedo afrontar la situación desde mi madurez, acogiendo mi tristeza, rabia, o enfado, acunándome, aceptándome, y entonces actuar de la mejor forma posible: con valor, con serenidad, con optimismo, con determinación, ...Resiliencia para seguir avanzando en tu camino.

De esta forma me SOSTENGO ante la situación, no me derrumbo porque soy consciente de lo que me ocurre, y tomo las riendas de mi vida sin dejarme dominar por mi ego.


 Solo entonces puedo ver "soluciones" para el problema, sonreir ante las dificultades, tomar valor y fuerza de mi interior, y caminar...

Aprender a sostenerse, lleva su tiempo, y no es tarea fácil, pero todo es comenzar... Y practicar..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total