domingo, 12 de febrero de 2012

UN PASO ATRAS

A veces hay que dar un par atrás para seguir avanzando.
Cuando estamos aprendiendo a vernos, y nos caemos y nos levantamos un millón de veces, nos derrumbamos, tomamos conciencia, aceptamos lo que somos, ... y seguimos avanzando,...  Nos puede ocurrir, que casi sin darnos cuenta, hemos dado un paso atrás.
Y nos preguntamos: ¿Cómo estoy otra vez aquí? si yo, ya me había visto.., había comprendido.., había crecido un poquito.., me había quitado un gran peso de encima..., era como una nueva persona, con más conocimiento, más visión, ... ¿Cómo vuelvo a repetir los mismos mecanismos una y otra vez? ¿Cómo vuelvo a estar atrás otra vez??


Pues es muy sencillo: mi EGO se empeña en "olvidar" la lección aprendida. Se obceca en seguir "actuando" como lo había hecho hasta el momento en que le dijiste NO. Es un cabezudo, y no va a aceptar un NO por respuesta. Te camela sutilmente, y poco a poco, vuelves a caer en su dominio.

Si me pasa esto: lo primero no asustarse, ni tirar la toalla. El camino del aprendizaje no es fácil, y requiere constancia y perseverancia. Y el EGO nos empujará a la pereza y al olvido, para continuar con sus mecanismos. Una vez que nos hemos DADO CUENTA de que estamos otra vez atrás, ya hemos dicho "stop" al ego. Le decimos que no vamos a retroceder más.  Entonces, repasamos mentalmente todo lo aprendido y vemos qué estamos haciendo... ¡Pues ya está! ahora podemos volver a avanzar en nuestro camino, y lo que es mejor, con más fuerza y convicción que antes, pues hemos comprobado lo fuerte que es el ego y no nos vamos a dejar dominar.

En mi camino, he retrocedido muchas veces, y aunque fastidia un poco, lo importante es darme cuenta y seguir avanzando.
Apoyarse en los demás es lo que necesitamos en estos casos. Porque yo me doy cuenta, y solo yo puedo decir No al ego y seguir avanzando, pero si además de mi voluntad, tengo personas en las que apoyarme, mi continuidad va a ser más fácil y enriquecedora.  Comprobaré que las cosas malas no solo me ocurren a mi, y que 100 manos soportan mejor un peso que una sola mano.

Así que fuerza, constancia y compartir con los demás nuestros momentos de retrocesión es la clave para seguir avanzando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total