domingo, 31 de enero de 2016

ETIQUETAS

Constantemente, y muy a mi pesar, necesito etiquetar las cosas, las situaciones, los sentimientos, ... todo.  Es como si al no ponerle una etiqueta sintiese falta de seguridad, incertidumbre,... miedo.
Y es que tras todo el trabajo personal realizado y todas mis experiencias vividas, sigo aferrándome a ciertos patrones, llamemosle "vicios", que me aportan una falsa seguridad.

Estas etiquetas siento que son sobretodo necesarias para mi en cuanto a las relaciones personales.  Es como si una parte de mi evitase estar totalmente convencida de que lo que siento es perfecto tal cual y que mañana puede cambiar por completo. Esto me lleva a no fluir con mis sentimientos estando en cada momento juzgándolos y etiquetándolos. Con que si hoy siento "X" y mañana "C"  ¿cómo puedo etiquetar lo que siento?  ¿tengo que modificar cada minuto la etiqueta de mis sentimientos en una relación?  ....   Esto me hace desesperar, y entrar en un mar de dudas: ¿qué es más autentico, "X" o "C"?   Y al no encontrar una elección satisfactoria, me enfado conmigo misma.

La realidad es que he estado siempre intentado evitar lo que siento, porque esto me suponía estar siempre cambiando la etiqueta. Es decir, que siempre he pretendido sentir de una manera fija, preconcebida como lo "normal" y lógico que se suponía que debía de sentir.
Y ahora me doy cuenta de que...... es una autentica locura!!!  
Hoy soy capaz de comprender que las emociones y sentimientos CAMBIAN constantmente y que no hay que interpretarlos todo el tiempo. Que precisamente lo que NO sería "normal" es que fueran siempre igual.

Etiquetar mis emociones me hace sentir en constante confusión cuando éstas cambian. Con lo que no puedo tener seguridad en lo que voy a sentir mañana, ni en si voy a mantener una relación personal.
Ser capaz de aceptar esto es una gran liberación. No puedo saber lo que voy a sentir mañana, si te voy a seguir amando, si voy a querer seguir compartiendo la vida contigo. Solo se lo que siento ahora. Hoy te elijo a ti, mañana no lo sé.

Escribir estas palabras me ha hecho darme cuenta de que el raíz de este mecanismo es mi autosabotaje a ser yo misma. A dejarme sentir libremente, sin miedo a lo que sucederá si siento esto o lo otro, y a las opiniones de los demás. Es decir, que no me permito SER, ni VIVIR, por un miedo profundo al mañana, a la incertidumbre de qué sucederá. Es como si necesitara saber cómo va a ser toda mi vida, y tuviera que afianzar con seguridad las personas que van a estar en ella mañana.  Es un miedo a vivir! como que si no amarro el futuro......  fuese a morir por ello

Es como si en mi cabeza hubiera tejido un mapa de lo que es "correcto" para sobrevivir y encajar, y en base a ello no me permita fluir con mis verdaderas emociones.  Y en cuanto afloran, me juzgo por ello, se tambalea mi falsa seguridad, se caen las etiquetas, ....

¿Qué sucedería si siempre sintiera lo mismo con cada una de las personas que conozco?  Al pensarlo, siento cierta tranquilidad al principio y luego... como una desconfianza, como si en el fondo supiera que eso no es real ni verdadero. Por tanto... ¿para qué necesito afianzar con una etiqueta lo que siento con alguien?   No lo se! Pero lo hago constantmente. Es ese miedo profundo a entregarme a la vida. (Y también que el mundo está lleno de etiquetas.....  )

Aceptar que me sucede esto y no tratar de evitarlo es un gran paso. Y es donde debo estar: necesito etiquetar lo que siento aunque se que no me lleva a ningún lado, y que lo hago por miedo a fluir con la vida, a ser yo misma y vivir.

Páginas vistas en total