lunes, 23 de diciembre de 2013

CONSTELACIONES FAMILIARES. DARSE CUENTA.

Ultimamente he ido viendo en mi multitud de cosas. Y es que cuando te das cuenta de algo, es como una cadena... Al poco tiempo, te das cuenta de otra, y luego de otra, y de otra......  ¡Es maravilloso como darse cuenta de una sola cosa puede hacer que abras los ojos a multitud de cosas!

Es como si, abrieras los ojos por primera vez. Y ves algo. Lo comprendes. Y acto seguido, giraras la vista y descubrieras otra! 

Eso me ha sucedido a mi durante los últimos dos meses.

La conlusión final: es que todo va unido.  Todo tiene una raíz.
En mi caso: mi baja autoestima.  ¿El origen de ésta?  Constelación Familiar.

Hace unos años, en una Constelación, apareció que un miembro de familia de origen, no había sido visto. Yo ese día no entendí en qué me podía afectar. Y simplemente dejé reposar esa visualización en mi.

Con el paso del tiempo, todo eso, ha salido a la luz. Y he podido encajar todo.

Si un miembro de mi familia no fue visto, éste se sintió solo, abandonado, no entendido, excluído.   Este sentimiento de abandono, ¿os recuerda algo de mi?
¡Exacto!
Yo, por amor incondicional, desde mi nacimiento, asumí el papel "yo lo llevo por ti".  Con la finalidad de liberar de esa carga a esa persona. En realidad, la finalidad no se cumple, pues por mucho que alguien, inconscientemente, quiera llevar el peso de otro, éste otro lo sigue llevando.
Y en mi caso, mi sentimeinto de abandono NO ha sido nunca real aunque yo lo haya sentido como tal.

Al sentirme excluida, mi autoestima es muy baja. Mi miedo al rechazo está siempre presente. Mi juez interior domina mi vida, obligándome a ser "perfecta" para ser aceptada. 
Al no aceptarme yo misma, no me doy libertad para RECIBIR del otro. Por tanto, tampoco me doy libertad para DAR.
Esta baja autoestima, llega incluso a convertir el deseo de aceptación en deseo de "gustar" y hasta de "enamorar". Creando así una gran confusión mental, una gran carga diaria, un pesado disfraz. Aparentar ser perfecta, pretendiendo gustar a todo el mundo. Sin discutir con nadie. Negando mis propias necesidades en pro de mi juez y que según éste, está "bien" o está "mal".

Entiendo que en un momento, la niña, se escapara de esta cárcel. Y lo hiciera lo mejor que pudo. Siendo una niña, no creeríais que acertó. Metió la pata. Y el juez la ha estado castigando por ello durante mucho tiempo.

Por suerte, mi "adulta", que es el equilibrio entre ese juez y la niña, es capaz de encajar las piezas, y ver todo lo que ha visto estos dos últimos meses.

Tomando conciencia de que yo ya vine a este mundo con la necesidad de llevar la carga de otro, y que mis sentimientos no tienen una razón REAL.  Puedo dejar de tener estos sentimientos. Y puedo ser YO.  Puedo quitarme el disfraz de mujer perfecta. Puedo dejar de busacar la aceptación, de gustar.  Y puedo ACEPTARME.

Solo si me acepto, seré capaz de ser flexible frente a los demás. De entregarme a RECIBIR.   De darme libertad para DAR.   De respetar sus opiniones, aunque difieran de las mías.

Ya no tendré miedo al rechazo, pues si yo me acepto, ¿qué más da lo que opinen los demás? ¿qué pasa si a alguien no le gusto? NADA.
¿Y qué ocurre si me equivoco? NADA. Pues me doy el permiso de errar. Y de aprender de ese error.

Es maravilloso todo este "mundo" de Constelaciones Familiares. Pues parece que no hacen nada, y sin embargo, con el paso del tiempo...... ¡todo sale!  ¡todo encaja!
¡¡¡Y es tán grande el beneficio!!! 

Por cierto, mi dificultad para tener un hijo biólogico.... es sin duda, mi necesidad de sanar ese abandono del miembro de mi familia. Pues qué mejor forma de "compensar" ese abandono que adoptando a un niño abandonado.... 

Os recomiendo cien por cien que hagáis una Constelación Familiar.  Eso sí, no con cualquiera.

Yo hoy me siento LIBRE.

Espero que mi disfraz se quede en 2013 para siempre...... 

Felíz y revelador 2014!!!!


viernes, 15 de noviembre de 2013

ESCAPES PARA NO VERNOS

A mi que siempre me ha costado mucho tomar una decisión, y he permanecido largos períodos de tiempo en el "limbo" de decidir un camino u otro, averiguo que una vez tomada la decisión, mi mente tiene "triquiñuelas" para ESCAPAR de esta decisión tomada.

Estas triquiñuelas que tenemos, son muy, pero que muy sutiles.

Nacen del miedo que tenemos a vivir el camino elegido. Y de forma inconsciente, nos vamos desviando de la decisión, como una EXCUSA que está fuera de nuestra mano.

Y en realidad, lo que sucede es que tenemos pánico. Y somos tan maravillosamente perfectos, que somos capaces de engañarnos una y otra vez, repitiendo errores cometidos incluso, solo para evitar lo que nos aterroriza aunque sea algo que deseemos y necesitemos hacer.

Al darnos cuenta de cómo y cuándo hacemos esto, además de conocernos más y mejor, evitaremos ser presa de nuestros mecanismos de escape, y con ello, podremos ser capaces de afrontar nuestro miedo.

De esta forma, creceremos. Ya que aunque me aterrorice algo, si soy consciente de ello, ese miedo mengua, y además lo puedo trabajar.

¿Cómo darnos cuenta de estos mecanismos?  Ardua tarea pero no imposible.

Esa duda que te persigue desde tiempos remotos, aquello que altera siempre tu vida, siempre va a salir en el momento en que tomes una decisión relacionada con ello. Aunque sea algo que aparentemente no tenga mucha relación, analízalo y averigua el hilo conductor entre una cosa y otra.

Ejemplos:
1/Tengo miedo atroz a estar sola, pero yo no lo sé conscientemente.
Si algo no funciona en mi pareja y no tiene solución. Necesito salir de ella.
Puede que mi mecanismo para no llegar a hacer esto sea ponerme enferma, o quedarme embarazada, o incluso perder mi trabajo. Cosas que hacen que dependa más de mi pareja y ayuden a no salir de ella.

2/Tengo miedo a comprometerme con alguien, aunque yo crea que no lo tengo.
Cada vez que de un paso más en una relación (boda, hijos, ...), buscaré alejarme de ella sin querer. Puede que comience a discutir, que busque otra persona, que enfríe las relaciones sexuales, ...
Este miedo al compromiso puede ser nacido de un miedo mayor:

  •  miedo a dar y recibir amor. 
  • miedo a tomar una responsabilidad, miedo a ser adulto.


3/Tengo miedo a triunfar.  (la causa de este miedo puede ser una baja autoestima)
Cuando surja una oportunidad de alcanzar un triunfo, de ser feliz, pondré mil excusas porque inconscientemente creo no merecer dicho triunfo.
Puede que tenga una pareja maravillosa, y que constantemente le busque "fallos"
Puede que ante un posible desarrollo profesional en el que se manifieste mi talento innato, y del que seguro voy a tener triunfos, yo evite tomarlo justificando ésto poniendo excusas
Puede que todos mis embarazos sean fallidos, porque no me creo merecedora de recibir semejante regalo, una vida nacida de mi ser.

En fin.... Que la conclusión que podemos sacar es que es vital y necesario que nos observemos. Que justo cuando estemos completamente confusos o hundidos, analicemos el trayecto que hemos seguido para estar en esa situación. ¿Qué sucedió antes de estar así? ¿había tomado una decisión?  ¿qué supondría llevar a cabo esta decisión? ¿está relacionada con mi malestar aunque a priori no lo parezca?  ¿esto me ha ocurrido en anteriores ocasiones?

Y luego solo uno mismo puede averiguar sus respuestas. Nada ni nadie te la va a dar. Solo tu, desde tu interior, sabes las respuestas.

A veces creerás que la respuesta correcta es justo la contraria. ¡Triquiñuela de nuestro insconsciente para no aceptar la correcta!

Ánimo a todos en esta ardua tarea, que a mi me ha llevado muuucho tiempo ver y entender.

jueves, 31 de octubre de 2013

La Masa Critica Para Cambiar El Mundo


Siempre que he escrito y escribo en mi blog, lo hago con una única  finalidad: ayudar a alguna persona, aunque solo sea una, en base a mis propias experiencias.

Ésta es la forma de que yo, un solo ser, pequeño e insignificante, en este gran mundo, ante los grandes problemas que existen hoy en día, pueda aportar un poquito de luz.

Cuando hoy he visto el enlace que pongo aquí debajo, he comprendido que estoy en armonía con lo que dice Dalai Lama Matthieu Ricard en el vídeo.  Y es que solo cambiando uno mismo, y contando ese cambio a alguien, podemos cambiar el mundo.


Todo comienza por uno mismo. Y así, poco a poco, se cambia la humanidad.  Y cambiando la humanidad, se cambian el tipo de líderes en el mundo.


Los gobiernos que tenemos son solo una representación de la masa.  Si la masa cambia, cambiarán los gobiernos.  Aquí está el CAMBIO.

El gran cambio al que hacían referencia los Mayas. 

LA MASA CRITICA PARA CAMBIAR EL MUNDO

La iniciativa debe comenzar de cada individuo
la paz debe comenzar por la paz interior en cada individuo
de esa manera habrá una familia pacífica,
una sociedad pacífica
Y cuando verdaderamente
desarrollemos una sociedad pacífica
Entonces los nuevos líderes provenientes de ese
tipo de sociedad serán más sensibles.....
S.Powell

miércoles, 23 de octubre de 2013

TOMAR UNA DECISIÓN

Cuando tenemos dudas respecto a hacer algo, nos sentimos en constante "presión". Ya que hasta que no decidamos qué hacer, no sentiremos el alivio de soltar la incertidumbre.

Cuanto más tiempo alargue la toma de decisión, más inseguridad albergaré.

Esta dilatación en el tiempo, que a priori nos da una falsa seguridad (mientras no me decida, no tengo la responsabilidad de haber elegido), nos provoca en realidad una gran insatisfacción. Nos pone nerviosos, y ansiosos. Pues siempre está rondando en nuestra cabeza si hacerlo o no hacerlo....

Yo soy bastante experta en este sentido. Y es que, decidir entre "A" o "B", implica perder una de las dos.

Esa pérdida, es la que a veces cuesta aceptar. Y sin embargo, mientras no me decida, no tengo ninguna de las dos al 100%.

Si "A" significa NO hacer una cosa, y "B" significa hacerla, aunque me encuentre en la opción "A" y esté pensando si hacer "B" o no, aunque ya estoy en "A", no estoy al 100%, puesto que no lo estoy DISFRUTANDO.  Ya que constantemente me pregunto si hacer "B" o no....

¿Qué nos impide lanzarnos a hacer algo? El miedo.

Miedo a perder, a fracasar, a no acertar.

¿Y qué pasa si no acierto?  Que sufro.   Y eso es precisamente lo que queremos evitar: el sufrimiento de haber perdido, de haber elegido "mal".

Pero no hay nada "mal" hecho. Si elijo, y me equivoco, puede que sufra durante un tiempo, pero seguro, que de ese dolor, nacerá una gran enseñanza.

Al fin y al cabo, la vida está hecha para VIVIR. Y vivir significa precisamente eso, vivir. Experimentar, equivocarnos, aprender, .... Estar en constante movimiento.

Si me quedo quieta, por miedo al paso que tengo que dar, no estoy viviendo. Estoy todo el rato "pensando" en qué hacer. Y no estoy viviendo.

Si me cuesta mucho decidir cualquier alternativa, es que tengo la autoestima baja. Ya que no me atrevo a tomar una responsabilidad. No me arriesgo por miedo al juicio y al resultado. No confío en mi. Y sobre todo, no quiero "perder".

Siempre que elegimos algo, tenemos que estar dispuesto a perder. Ya que como mínimo, uno pierde la opción no elegida.

En mi caso, estoy comenzando a elegir de una forma muy sencilla: no lo pienso demasiado. Y me dejo llevar por el corazón. Ya que si lo pienso demasiado, distorsiono mi deseo y mi necesidad.  Pues comienzan a entrar dudas por el miedo, y me frenan.

Os recomiendo seguir vuestro corazón y lanzaros a por todo lo que deseáis y necesitáis. No lo penséis mucho, y confiar en el Universo. Ya que todo está perfectamente organizado para que vivas lo que tienes que vivir y aprendas lo que tienes que aprender. Lo que suceda, será lo que tenías que vivir, ni bueno ni malo. Simplemente será perfecto.




lunes, 9 de septiembre de 2013

EXTERIORIZAR EMOCIONES

Día tras día vamos sintiendo emociones a las que podemos dar salida o interiorizar.

La mayoría de las personas, escondemos muchas de estas emociones. Bien por miedo al qué dirán, por verguenza, o porque crecimos manteniendo la compostura. 

Evitamos las discusiones y para ello, muchas veces, reprimimos nuestro enfado. Y no manifestamos el hecho de que alguien nos haya lastimado. 
Si día tras día, me callo esos pequeños enfados, puedo albergar dentro de mi una gran rabia. 

La rabia escondida es una emoción nacida de lo más profundo de nuestro ser. Y además cuesto mucho darse cuenta de que está ahí dentro. 

También puede ser originada por una sola cosa, ocurrida mucho tiempo atrás, que nos causó gran enfado y reprimimos. Seguramente si el enfado es con los padres, éste lo taparemos para no "decepcionarlos".

¿Por qué está ahí dentro de mi escondida? Porque un día, tras otro, la he tapado. Consciente o inconscientemente, no la he dejado salir.
Si no la exteriorizo.... se ancla dentro de mi. Y busca salir de algún modo. 

Sin darnos cuenta, tenemos mil "triquiñuelas" para tapar emociones. Nos excusamos con cualquier chorrada para justificarnos. Porque nos cuesta mucho aceptar que no queremos sacar a la luz ciertas emociones.

Pequeños detalles que nos delatan son por ejemplo: 
  • Apretar los dientes mientras dormimos (Rabia)
  • Sudoración excesiva  (Tristeza: el cuerpo "llora")
  • Cólicos de riñón (Miedo)
  • Fumar (puede ser una mezcla de varias emociones o cualquiera de las 3 anteriores)
  • Caída de cabello (Rabia)
  • Retención de líquidos, Obesidad (Miedo)
  • Acumulación de gases (Preocupación)
Cuando comencé a danzar, fue como abrir la caja de pandora.....  
Y ahora soy capaz de darme cuenta de la cantidad de emoción escondida que llevo dentro....

Al hacer una parada, y dejar de danzar, siento cómo mi cuerpo está rebosando emoción atrapada. Pues cuando danzo, exteriorizo mis emociones, me libero, y fluyo con ligereza.
 
Actualmente llevo unos dos meses y medio sin danzar, y ya estoy saturada de emociones retenidas. Siento que necesito sacarlas. Que necesito danzar. Ya que a la vez que me libero de estas emociones, me recargo de energía.

No necesito discutir con alguien y mostrarle mi enfado si no quiero. Tan solo necesito SACAR ese enfado de alguna forma. Y la danza por ejemplo, me ayuda a sacarlo.

Hace mucho tiempo, mi sobrina, que para entonces tendría unos 6 o 7 años, me dibujó como un calamar. Y la verdad es que me sorprendí muchísimo.... 
Entonces no comprendí lo que significaba.. .. lo que ella inconscientemente veía en mi en ese momento y que yo no me daba cuenta.....
Los niños tienen ese don. Al mirar con sus ojos inocentes, son capaces de captar cosas que los adultos no vemos. 
Hoy entiendo el significado de ese dibujo. Tiene mucho que ver con mis emociones escondidas.

Así que ya sabéis...... danzar, gritar, cantar, pintar, .... ¡lo que sea con tal de sacar lo que lleváis dentro!



lunes, 5 de agosto de 2013

ADICCION

Hace poco me di cuenta de la gravedad que vivimos en nuestra sociedad acerca de un gran engaño .... el tabaco.

Vivo en primera persona la adición a esta droga y no me enorgullece estar atada a ella, sino todo lo contrario.

Tras varios intentos en abandonar este nefasto hábito, me he dado cuenta de lo potente que es, y lo mucho que cuesta deshacerse de él.

He terminado de leer el famoso libro "Dejar de Fumar es fácil si sabes cómo" (Allen Carr), y la verdad es que explica muy bien la situación que vive el fumador. Cómo cada vez que enciendes un cigarrillo te hace sentir mal por seguir dependiendo de él.  Cómo cada vez que sales del estanco, te sientes mal por gastar dinero en un veneno. Cómo cada vez que un no fumador está a tu lado mientras fumas, te sientes avergonzado por molestarle. ......

No hay ninguna duda: el tabaco es una DROGA. Y como tal, crea una dependencia y te destruye física y mentalmente.

En realidad, el libro no te da una fórmula mágica para desengancharte del tabaco. Simplemente te dice que tienes un "lavado de cerebro" impresionante, que hace que creas que NECESITAS fumar, cuando en realidad no es así.
El libro intenta ayudarnos a que abramos los ojos, a que veamos la realidad: no necesitamos fumar para vivir.

Es cierto que la primera vez que lo pruebas es muy desagradable, y que aún así, terminamos enganchados a él. Y todo porque nos vendieron lo "maravilloso" y "cool" que era fumar.
Y cuando más lo haces es en situaciones completamente opuestas: con estrés y con placer.

También hay que tener en cuenta la adición que crea la nicotina, que hace que a la media hora de haber apagado el cigarrillo tu cuerpo haya eliminado la nicotina y te pida más.  Pero en realidad, la nicotina, tiene un efecto casi imperceptible, por eso cuando dormimos no nos despertamos para fumar.

Aún así, aún siendo casi imperceptible, la nicotina te hace encender un cigarrillo en cuanto ha sido eliminada la del anterior.

En mi último intento, cuando volví a fumar, sentí una gran depresión. Pues me sentía fracasada, y lo que es peor, sentía que había decepcionado a los demás.  Y me ponía a llorar ante cualquier chorrada. Se me pasó cuando, con lágrimas en los ojos, le contaba a mi pareja lo mal que me sentía, y que no quería decepcionarlo...  Entonces, al sentirme arropada y amada, a pesar de seguir fumando, salí de esa tristeza.

¡Eso hace el tabaco!  te hunde mentalmente, haciendo que creas que lo necesitas, y que si no lo puedes abandonar, eres una auténtica basura...

El fumador no necesita tu crítica, si no tu compasión. Pues está atrapado, y no se atreve a salir de ahí. Tiene miedo de vivir sin tabaco. Te envidia, por que tu, que no fumas, eres LIBRE.

Recomiendo que todas las personas, fumadores y no fumadores, lean el libro. Pues es una manera de entender lo que hace el tabaco y sólo entendiéndolo, podemos deshacernos de él.

Que no nos vendan mensajes de lo maligno que es cuando en realidad, a los que más les interesa el negocio del tabaco es a los gobiernos, que se lucran con ello, gravando más y más impuestos a los pobres fumadores.  Solo hacen campañas anti-tabaco para "lavar" un poco su imagen.

Espero que mi próximo escrito sea para deciros que por fin soy LIBRE del tabaco. Y poder contaros mi sentir desde esa libertad.

Os animo a me contéis vuestras propias experiencias al respecto.







martes, 16 de julio de 2013

SALIR DEL CAMINO

Hace unos años, en un curso al que asistía, realizamos un trabajo que consistía en escribir un cuento tal y como cada uno lo recordaba.  Yo escribí el cuento de Caperucita Roja.  Y cuando lo terminé de escribir y lo compartí con los demás, me di cuenta de que mi cuento escrito no era como el original.

Hoy comprendo el por qué de mi relato.

En mi cuento, Caperucita tenía ordenes de su madre de "no salirse del camino" hacia casa de la abuelita, ya que si no, podría "perderse".
Y Caperucita desobedece, se entretiene jugando, sale del camino, y se pierde.... Y se pasa buena parte del cuento perdida, triste, sola, llena de miedo y angustia....

Y cuando al final encuentra la casa de su abuelita, y aparece el lobo... ¿qué sucede? pues que no viene ningún cazador. Y que es la abuelita la que "mata" al lobo con un disparo en su frente.

¿A qué no se parece en nada al cuento original?

Pues bien, hoy se porqué lo escribí así. Y es que hoy me doy cuenta de mis propias exigencias. Las metas que me pongo cada día para alcanzar la "perfección" y mi dificultad de "salirme del camino", de lo que se supone es CORRECTO.  Para no decepcionar a nadie, y sobretodo para no decepcionarme a mi misma.

Cada día, me obligo a pasar por un tremendo estres.  He de realizar un montón de tareas para sentir que estoy haciendo lo correcto.  Lo que al final, si no he podido realizar... me causa tremenda tristeza conmigo misma.

¿Y qué pasa si me salgo del camino?  ¿qué sucedería si mañana llego tarde a una cita? ¿y si me pierdo?  ¿si digo que NO quiero hacer tal cosa o simplemente que no me apetece?  ¿quien me va a reñir? ¿me van a dejar de querer mi familia y mis amigos?  No creo... Pero mi miedo a su rechazo me ha impedido hacerlo.

¿Y por qué es la abuelita la que se carga al lobo?  Hoy soy capaz de ver la figura de la abuelita.  ¿Quien es la abuelita? Pues soy yo misma desde mi sabiduría y experiencia.
Solo yo puedo deshacerme de mis miedos.

¿Y por qué no aparece la figura masculina del cazador? pues porque ese sentimiento de "soledad" arraigado, y que no es real, me hacía obligarme a no confiar en nadie más. En ser solo yo y nadie más que yo, la que debía protegerme.  Así que ocupé el lugar del cazador, cuando no me correspondía.

El mensaje es muy claro: puedo caminar sola, puedo perderme, y puedo salir airosa de mis problemas yo solita. Y además, debo ocupar mi lugar y dejar al otro que ocupe el suyo, pues aunque PUEDO hacerlo sola (cosa que me todavía me cuesta creer por mi propia inseguridad) no estoy sola. Y el otro, mi cazador, se merece su sitio en mi cuento, en mi vida. Sus acciones son tan validas como las mías, y he de respetarlo, darle su espacio y dejarlo actuar.

Hoy me doy cuenta de que mis propias exigencias, involucran también a mi cazador en mi vida diaria. Y que le he exigido demasiado siempre. Sin darle su espacio.
Por esto, quiero darle las gracias por estar a mi lado y pedirle perdón por ocupar su lugar.

A partir de hoy voy a intentar salirme del camino alguna vez, a ver qué sucede...... Y sobretodo, intentaré ocupar mi lugar sin ocupar el de nadie más, confiando en mi misma, en mi sabiduría interior, en mi experiencia, pues soy CAPAZ de hacer todo y me lo tengo que creer.  (esto último forma parte de mi trabajo sobre mi autoestima)

Y os contaré qué tal me va a partir de hoy. .... ....


GRACIAS BELEN. Por ayudarme a encajar las piezas de mi puzzle. 

martes, 25 de junio de 2013

CONTACTO EN LA NATURALEZA

Por primera vez he asistido a un residencial de Danza Integral en la Naturaleza, y ha sido .... ¡impresionante!

A pesar de mi insistente sentimiento de culpabilidad por dejar a mi nenes en casita, que estuvo "machacando" mi cabeza la primera mitad del fin de semana, cuando logré DARME EL PERMISO de disfrutar de ese tiempo para mi sola y aprovecharlo viviendo el PRESENTE sin pensar en lo que había "dejado",....  fue maravilloso.....  , revelador, intenso, ..

He descubierto lo maravilloso que es caminar descalza por el monte, que mis dedos se impregnen de barro, agua, hierba, .. ..  incluso de bichitos.
La suavidad de esa tierra maravillosa, que nada tenía que ver con mi miedo a contactar con ella, pues la esperaba fría, áspera, dura, llena de "peligros" para mis piececillos, ... y fue todo lo contrario!!!



Madre Tierra me acogió con suaves caricias, calor, frescura, sencillez, .... y entonces me invadió una gran paz interior.



Contactar de esta forma con la Naturaleza me ayudó a VER a mis compañeras de un modo más cercano, más puro, más intenso, más sincero.

Esta experiencia me ha llenado de vitalidad y amor.



Cuando comenzamos a integrarnos en la Naturaleza, iba con ese miedo que nace de mi ego, ¿qué me iba a encontrar allí? ¿me picaría un bicho? ¿me ensuciaría mucho? ¿me cortaría los pies con las piedras?

Y qué agradable sorpresa encontrar todo lo contrario....

De qué manera más sutilmente acogedora me recogió Madre Tierra..... Y cómo me ayudó a integrarme en ella y en mi grupo....  

Todo era precioso y vital.  La intensidad del Sol acariciando mi piel, la frescura de la hierba húmeda en mis pies, la suavidad de la tierra, la majestuosidad de las montañas, y el tierno abrazo de los árboles, ...

Me siento muy satisfecha de haber conseguido aparcar mi miedo, mi ego, mi mente, y haber sido capaz de disfrutar de la maravilla de la Naturaleza.



Desde aquí quiero agradecer a todas mis compañeras su presencia, su apertura, el compartir conmigo ese momento.

Su calor y acompañamiento me ayudaron a disfrutar del momento, de abrirme, de ser consciente, de conocer lo desconocido, de VIVIR una grata y reveladora experiencia.

GRACIAS ángeles danzarinas, maestras druidas, espíritus libres....


A partir de ahora, cada vez que me adentre en la Naturaleza, lo voy a hacer de otra forma. Mucho más en contacto con ella. Como una parte más de mi, del TODO, de mi vida.  Y no como algo ajeno, externo, amenazante, ....

Este contacto con ella, influye en mi contacto con los demás, y por tanto el beneficio para mi es impresionante.

Recomiendo enormemente esta experiencia para todo aquel que tenga dificultades con el CONTACTO con los demás.

viernes, 24 de mayo de 2013

LA COMUNICACION NO VERBAL

Recientemente he leído un libro muy interesante: "La comunicacion no verbal" de Flora Davis.

Cuando hace tiempo comencé a leer y a realizar cursos de crecimiento personal, ya aprendí muchas cosas de las que habla este libro, como que el cuerpo es sabio. Que nos cuenta cosas, que se manifiesta. Que sabe más que la mente. Que prestándole atención puedo averiguar cosas sobre mi, y mi necesidad.
Que mi cuerpo, refleja lo que soy, lo que siento. Que se va “haciendo” según vivo, siento y pienso. Modificándose así mi aspecto físico en función de ello.

Pero lo que no sabía, y me ha fascinado, es que el cuerpo no solo me habla a mi. Si no que también habla con otros cuerpos.

Me llamó mucho la atención el caso de una familia en la que cuando un miembro realizaba una acción que a otro le molestaba, éste realizaba un gesto espontáneo y el primer miembro corregía la acción. Sin mediar palabra, ¡los cuerpos se comunicaban y se entendían!  Y todo esto, a nivel inconsciente, pues no nos damos cuenta que esa comunicación corporal existe continuamente en nuestra vida.

La existencia de ese “código” corporal entre las personas me maravilla.

Parece ser que nos comunicamos en la misma forma que los animales, y que además existe lo que llaman un “vocabulario facial” .

Usamos ese código corporal todo el tiempo: para poner límites, para demostrar amor, rechazo, …, para darnos el turno en una conversación, para cumplir con lo que se espera de nosotros, …

Los movimientos que hacen nuestros ojos mientras conversamos con otros, envían “señales” a los otros ojos. Es un código ocular que marca el turno para hablar.


Ese código corporal está basado en gestos, a los que los investigadores pretenden dar un significado.  Al fin y al cabo, los gestos son la expresión de lo que siento. Muestran y escenifican emociones.  Por eso, los actores estudian expresión corporal.

No sabía de la existencia de investigaciones acerca de la comunicación no verbal, y de las múltiples técnicas que usan para llevar a cabo estas investigaciones.

La “cinesis” por ejemplo, me parece un trabajo fascinante a la par que latoso. Debe resultar muy costoso aprender el significado de los gestos visualizando a cámara lenta a personas conversando. Pues hay gestos que unas veces significan una cosa y otras no.
El significado de los gestos siempre debe buscase dentro del contexto general.


En la comunicación no verbal, además de los gestos, los sentidos tienen un papel fundamental. Pues es a través de ellos, que recibimos los mensajes externos.

Me ha sorprendido la potente influencia que tiene sobre nosotros lo visual. Lo que es capaz de hacernos sentir, pensar, opinar, alejarnos, o acercarnos a cosas o personas, en función de lo que recibimos visualmente.   Parece ser que si veo una persona con sus pupilas dilatadas, ésta  me agrada más que otra con las pupilas sin dilatar. 
Y los niños, son extremadamente sensibles a los mensajes faciales. Les impacta más ver una cara seria, que las palabras escuchadas.

Me asusta un poco la idea de un posible  “manejo” de mi pensar, a través de mensajes subliminales en la televisión.  Si es posible esto, puede que todo lo que creo no sea más que lo que quieren que crea. Y seguramente será así.

Podemos leer el rostro de una persona aun sin mirar sus ojos, pero cuando los ojos se encuentran, no solo sabremos qué siente el otro, sino que él sabrá qué siento yo. 


La piel es la envoltura que nos contacta con el mundo exterior.  Comenzamos a explorar ese mundo mediante el tacto, ya desde el vientre materno.   Es el sentido que más me acerca al otro.  Al tocarnos, estamos en límite de sentirnos por dentro. 


Cuando conversamos con otro, el código corporal hace que exista una “sincronía interaccional”, que no es otra cosa que “ritmos compartidos”, es decir, perfectamente se cuándo debo intervenir o callar. Y de esta forma, sincrónicamente, la conversación fluye basada en ritmos marcados inconscientemente.  Es como una danza creada entre mi ritmo y el del otro, formando un único ritmo perfecto.


Existe mucha relación entre la danza y los movimientos comunes de la vida diaria.  Al fin y al cabo, danza es movimiento.

Ahora entiendo porqué la danza sirve de terapia en casos de baja autoestima y problemas con el contacto. Si tengo baja autoestima, mi relación con los demás se ve afectada negativamente.  Con lo cual, al practicar la danza, me ayudo a expresarme mejor, por lo tanto voy a recibir mejor, y a contactar mejor, … Con lo que mejoro mis relaciones interpersonales.  Esto hará que mi autoestima mejore también.
Si la comunicación no verbal se basa en gestos (movimientos), es lógico que si practico danza (movimientos) la comunicación con los demás mejorará.


Es cierto, que como dice el libro, hoy en día tenemos más interés por la comunicación no verbal, y que es debido a nuestra necesidad de conocernos, de ponernos en contacto con nuestras emociones. Que estamos aprendiendo a darle al cuerpo el lugar que le corresponde. A escucharlo.  A que sea nuestro referente a la hora de mirarnos por dentro: primero mirar por fuera para llegar a ver lo de dentro.
Pues es verdad  que las emociones se reflejan en nuestro cuerpo.
Un ejemplo muy claro es cuando estamos enamorados: irradiamos felicidad, y parecemos más guapos. Aunque la mayoría de las veces no nos demos ni cuenta de ello.
Y si estamos preocupados, nuestro cuerpo también lo manifiesta: fruncimos el ceño, nos rascamos, nos movemos nerviosos, ….


Mi conclusión, después de leer este libro, es que, la base de las comunicaciones humanas está en un nivel inconsciente. Y que son más importantes los gestos (movimientos corporales) que las palabras.

Que las palabras son importantes, pero relativamente. Pues sin tener conciencia de ello, nos estamos comunicando todo el rato sin palabras.

Esto es precioso. Y a la vez, al tomar conciencia de ello, también asusta un poco. Pues la tendencia que solemos tener a “controlar” todo, y a ocultar nuestra intimidad, como método de seguridad, se ve amenazada. 


Es maravilloso que seamos capaces de entendernos de esta forma.  Somos seres multisensoriales, recibiendo y enviando todo el rato información de la que no tenemos ni idea a nivel consciente. 

“La comunicación humana es extremadamente compleja —no tiene reglas fijas y simples— y en ausencia de tales reglas, sé que yo, como tantas otras personas, tendré una tendencia a ver solamente lo que quiero ver y prestar atención a lo que considero conveniente saber.”



miércoles, 15 de mayo de 2013

ACTITUDES

Todos los seres humanos nacemos iguales. Somos distintos por fuera, idénticos por dentro. Puros, inocentes, bellos, especiales...

Conforme crecemos, en base a nuestras experiencias de vida, nuestro ego comienza a existir, a estar presente, y tomamos actitudes mejores o peores, para lo que nosotros "creemos" necesarias para nuestra supervivencia.

A lo largo de mi vida he conocido a muchas personas, y todas y cada una de ellas me han enseñado algo. Y aunque con algunas la relación no haya continuado, la enseñanza nunca faltó.
Pude alejarme de alguna, por sus actitudes, que me hacían daño, pero siempre entendiendo que la persona estaba por encima de sus actitudes. Con respeto y amor, alejarme para mi bienestar. Deseando lo mejor para aquella persona.

Tendemos a "criticar" esas actitudes que no concuerdan con nuestra forma de pensar, que se salen de la "norma establecida" y que creemos no son correctas.  Indudablemente, hay actitudes que son nefastas e inadmisibles. Pero no confundamos una actitud con la persona.

Peco muchas veces de reir las gracias con fondo crítico hacia alguna persona. Y al momento me arrepiento. Pues aunque es normal que hagamos eso alguna vez, me doy cuenta de que, de alguna manera, esa acción puede provocar dolor.

¿Quien no ha metido la pata alguna vez hasta el fondo?

Yo misma he hecho mal muchas cosas. Y las personas de mi entorno, continuaron a mi lado a pesar del daño provocado. Eso, siempre lo agradeceré. Pues ellos ven mi SER además de mis actos más o menos correctos.

Eso mismo, es lo que yo intento hacer con los demás. Y conmigo misma. Si me equivoco, lo acepto y me perdono. Soy humana, y como tal, puedo y debo equivocarme alguna vez, para poder aprender algo vital. Para darme cuenta de algo que vine a aprender en esta vida, y por lo que tengo que pasar.

Hace poco, una persona amada me hizo daño. Nos alejamos. Y sentí profundo dolor y tristeza. Más comprendí que era lo que tenía que ser.
Al principio, mi ego, comenzó a criticar sus actos. Pero luego, entendí que solo eran actos y actitudes. Y que la persona seguía siendo bella. Que tenía derecho a equivocarse, y que aunque ya no puedo estar a su lado como antes, no puedo ni quiero seguir criticando sus actos.
Estamos lejos. La relación ya no puede continuar como antes, pues sería insana para mi. Pero desde mi corazón la sigo amando. Pues yo también he visto su SER maravilloso. Y le deseo lo mejor del mundo.

Si consigues ver con el corazón, el daño recibido se minora. Te distancias del/la causante con respeto a ti mismo y hacia el causante.. Y continuas tu vida en paz, sin miedo, sin dolor, sin linchamientos. Pasando página, y viviendo desde el amor incondicional.


martes, 30 de abril de 2013

HERRAMIENTAS CONTRA EL MALESTAR

Llevo muchos años trabajando en el mismo lugar, con los mismos jefes y casi  con todos los compañeros, y durante todo este tiempo, he padecido la misma situación una y otra vez.

La situación es la siguiente: yo siempre estoy entre dos frentes. La voz comunicante entre éstos. La que lidia entre uno y otro.La que aguanta las quejas de uno y las gracias del otro. La que se come todos los marrones por estar en medio.

Y entonces, yo me pregunto, ¿para qué he de vivir yo esto una y otra vez?  ¿qué tengo yo que aprender de esto?  ....

Hubo una época en la que estuve a punto de irme, y fue entonces cuando renací. Aprendí a vivir la situación de diferente forma. Los demás no cambian, pero yo sí puedo cambiar. Y fue lo que hice. Y conseguí estar de una forma tranquila, en paz, con ganas, y alegría.

Aquella situación era bastante peor que la actual.. Pues aunque en general, no dejaba de ser lo mismo de ahora (estar en medio) tenía  demasiados agravantes añadidos.

Hoy he querido recordar ese capítulo de mi vida,  para ver si me fortalece. Pues hoy, estoy de bajón. Viviendo la situación repetitiva desde lo más bajo de mi energía. Digamos que estoy "ploff" y necesito tomar fuerzas para levantarme y poder ver la situación desde otra perspectiva.

Si mi jefe me usa de saco de boxeo, ¿he de aprender a apartarme? ¿o poner la mejor cara para mantener mi puesto de trabajo?
Hasta ahora me he acercado siempre más a la segunda opción, aunque muchas veces me haya enfrentado contra esos puñetazos.
Será seguramente pues, que mi lección de vida es aprender a APARTARME.  Que no es lo mismo que enfrentarme.

¿Apartarme pues significaría abandonar este trabajo? Pues puede ser. O no....
Si consigo vivir esta situación de una forma serena, y hasta un poco fría, tomando conciencia de lo que me corresponde o no cargar (no de lo que soy capaz de soportar, si no de lo que a mi toca llevar, por mi puesto, por mi responsabilidad) es posible que comience a vivir mejor. Que cuando vuelva a mi casa, lo haga con satisfacción y no con tristeza.

Si huyo del problema y es algo que "tengo que aprender", allá donde vaya seguramente se me presentará la misma situación o similir. Hasta que aprenda la lección que tengo pendiente.

Apartarme puede ser esquivar los golpes, y que si alguno me llega, éste no me afecte.  ¿Y cómo lo haré? Pues con herramientas. Sí, todas las herramientas aprendidas en mis cursos de crecimiento personal.

Comparto algunas de estas herramientas:

Ante un bloqueo, ansiedad, miedo, ...entrar en "shok": SALIVAR, y respirar con conciencia.

Para el nerviosismo y/o la tristeza: sujetar el dedo anular con la otra mano, cubriéndolo lo máximo posible con los dedos y la palma.  Si es de día, sujetaremos el dedo izquierdo. Si es de noche, el derecho. (Técina Jin Shin Yyutsu, de la que os hablé en la página "Cuerpo")

Cuando te sientas desubicado, perdido, sobrepasado por el estress y la preocupación, como "ido": pisa el suelo una y otra vez. Izquierda, derecha, izquierda, derecha, ...  dando golpes firmes y fuertes con tus pies.
De esta forma tomas conciencia del aquí y el ahora. Te hace "volver" a tu ser.

Y las técnicas por excelencia: MEDITAR, RESPIRAR CON CONCIENCIA, SONREIR y SOÑAR.
Soñar en el sentido de proyectar lo que deseas en tu vida, con una fe absoluta de que se cumplirá.

Está demostrado que cuando sonreímos, se relajan un montón de músculos y se liberan endorfinas, lo que nos provoca un bienestar.

La respiración con conciencia equilibra mi sistema nervioso. Y me ayuda a entrar en sosiego.

Y la meditación, consigue apaciguar el estres que cargamos.  Conectamos con nuestra esencia, lo que en realidad somos, nuestro ser. Y así olvidamos lo cotidiano, lo que no somos, nuestro ego.

Ya os contaré cómo evoluciona mi "vivir" esta realidad. Si logro modificar mi actitud y sentir. Y cómo lo he conseguido, si es que lo logro.....



martes, 9 de abril de 2013

DEJAR QUE LAS COSAS FLUYAN

Una y otra vez se repite la misma lección en mi vida....

No hay nada mejor que dejar que las cosas se "solucionen" por sí solas. 

La experiencia me demuestra que cuando me obsesiono con un "problema" en la búsqueda de su solución, ésta no aparece..... Y lo único que consigo es darle vueltas al coco, pasarlo mal, deprimirme, enfadarme, estresarme... 
Y permanecer en ese bucle es agotador....

Sin embargo, cuando acepto "lo que hay" y me olvido, .....  ¡el problema se resuelve solo! 

Esto debe ser porque al apartar mi mente del problema, lo dejo de influenciar con mi energía, y ya no "atraigo" una y otra vez lo mismo.  

La semana pasada, mi hijo comenzó a dormir muy mal, y solo quería que lo metiéramos en la cama de papá y mamá.  No quería quedarse solo en su cuna. 
Y una de dos, o te quedabas con él allí de pie toda la noche, .... o te lo llevabas a la cama.....  
Ninguna de las dos opciones me gustaba demasiado.

Así que comencé un plan de cura del sueño, para quitarle los miedos, y acostumbrarlo a que durmiese solito.

Modificamos su cuarto, y le hicimos el cambio de cuna a cama. Motivando su nuevo estado, con frases como "el nene ya es mayor, qué bien! que puede dormir en cama!"  
Pero él decía todo el rato que NO, que él no era mayor, .... Jijij

Estuvimos dos noches "luchando" con él. Para que se durmiese solito en su cama. Y ..... nada!!  El resultado fue catastrófico...  Pues lo único que sucedía es que él se llevaba un gran sofocón, y nosotros sufríamos por ello. 

Se despertaba mucho por las noches, con el consiguiente efecto.... ¡ninguno dormíamos! 

Después de varios días, y tras noches sin dormir, agotada, e impotente, me lo llevé a mi cama. 

Y me desperté feliz. Y él, me miró sonriente, y tumbados en la cama suspiró y se volvió a dormir.

En ese momento, decidí que no iba a seguir ningún "plan" para curar su mal dormir. Que simplemente me iba a dejar llevar. Que lo acostaría en su cama cada día, permaneciendo allí hasta que se durmiese. Y que si por la noche, se despertaba, y no conseguía que permaneciese en su cama, me lo llevaría conmigo a la mía. 
Así, sin darle demasiada importancia.  Aceptando que mi hijo, ahora tiene una necesidad, y punto. 

Y..... voila!!!  A la segunda noche, se queda solito en su cama!!!!  

Y es que, amigos, qué equivocado es seguir las "normas" de lo que nos dicen que está bien o mal hacer.  Yo había estado leyendo "lo que hay que hacer" para que tu bebé duerma bien y no se "mal acostumbre". Y había intentado llevarlo a cabo, como si esas normas fuesen lo único que debía hacer. Y me había olvidado de seguir mi PROPIO CRITERIO. 

Cuando seguí mi instinto, sin atender a las "normas" para hacer "bien" las cosas.....  ¡todo ha fluido positivamente!  

Así que mi consejo es..... ¡seguir siempre vuestro corazón! ¡hacer lo que queráis hacer! y no dejéis que nada ni nadie opine en vuestra vida. 

Y termino con una frase que viene al pelo: 

"Lo que se resiste persiste, lo que se acepta se transforma."

lunes, 25 de marzo de 2013

DANZATERAPIA IV. Primavera

Primavera significa "primera vez que ves", y este año, puedo decir que por primera vez he visto algo que nunca había visto....

Hace tiempo me di cuenta de un mecanismo adquirido inconscientemente: mi tendencia a apartarme de los grupos.
Sin saber muy bien por qué, tendía a hacer esto. Y lo hacía muy sutilmente, casi sin darme cuenta de ello.

En la danza, me ocurría lo mismo. Puesto que todo lo que haces en tu día a día, se manifiesta en cualquier actividad.
Digamos que cualquier grupo de trabajo, es como un "micromundo" en el que manifestamos lo que nos pasa y cómo vivimos fuera, en nuestra realidad diaria.

Danzaba siempre alrededor de los demás. Dando vueltas por la sala, sin meterme "en medio".

Después de una charla con mi tutora de danza, me propuse cambiar este mecanismo adquirido. Simplemente probé a ver qué sucedía. Aparqué mis miedos y me dispuse a ABRIRME a los demás. A integrarme del todo.

Y ..... el resultado fue espectacular!!!

Para empezar diré que me resultó mucho más fácil que de lo que creía. Pues simplemente me dejé llevar, poniendo una clara intención de no alejarme, y de buscar al otro.

Y ¿sabéis lo que encontré?  ....  ¡al otro!  Por primera vez pude ver al otro en su SER. Y pude disfrutar de su mirada, desde su corazón, desde su alma.
No veía su mente, su juicio, su apariencia, ...   Veía su ser.

Evidentemente, si todos somos espejos del otro, si yo me abro, y me muestro desde mi corazón, aparcando mis miedos, y mi mente, puedo ver al otro de la misma manera.

Fue maravilloso encontrar en cada una de mis compañeras, una belleza inmensa. Alegría, ternura, sinceridad,  espontaneidad, dolor, creatividad, fortaleza, compasión, dulzura, ....

Y a esta maravilla de poder ver al otro en su SER, he de añadir mi satisfacción personal de haberlo conseguido.  De vivir con los demás desde mi SER, sin miedo al rechazo, sin miedo a sus juicios. De poder participar sin límites. De COMPARTIR sin ponerme por debajo ni por encima. De sentirme IGUAL al otro. De respetar mi ser y respetar al otro.  En definitiva de OCUPAR MI LUGAR.

Esta primavera ha comenzado para mi con muchas enseñanzas, y como suele ocurrir, siempre vienen seguidas una de otra, como una cadena que gira a toda velocidad....
Primero fue mi niño, que me lanzaba un claro mensaje de aprendizaje (Tú puedes), seguido de esto me llegó el libro de La Ley del Espejo (¿Qué me muestra mi vida?), la charla con mi tutora (Simplemente prueba a hacerlo), y ... la danza en primavera (Me abro al otro, y lo VEO). Todo con un claro mensaje final: ocupo mi lugar, sin alejarme, sin sentirme inferior ni superior.

Gracias a todas las personas que me ayudaron a ver, que me mostraron el camino, que me enviaron las "señales" para aprender esta lección que tenía pendiente.


jueves, 21 de marzo de 2013

LA LEY DEL ESPEJO

Parece que son días de aprendizaje.....

Las casualidades no existen, y es por ello, que justo después de escribir mi última entrada recibí un libro que está en perfecta sintonía con mi escrito.

Se trata de "La Ley del Espejo"  (Yoshinory Noguchi). El libro solo tiene 30 páginas, y comencé a leerlo y no pude parar hasta terminarlo.
Cuenta la historia (real) de una madre, que vive en continúa preocupación por su hijo, el cual tiene problemas en el colegio.
Esta madre, en la búsqueda de solucionar el problema de su hijo, encuentra la solución en ella misma.

La vida que vives, es un ESPEJO que refleja tu mundo interno, tu corazón.  Si albergas rabia hacia alguien, aunque sea inconscientemente, la vida te muestra "algo" continuamente para que ABRAS LOS OJOS, para que te des cuenta, para que te veas a ti mismo, y puedas solucionar y cerrar eso que te está atando y limitando tu felicidad.

Mientras no lo veas, y lo soluciones, la vida continuará repitiendo lo mismo una y otra vez.  Por eso a veces, decimos "a mi siempre me pasa .....esto o lo otro, que mala suerte tengo! "  Pues nooooo... NO es mala suerte, sino todo lo contrario.  Observa tu vida y pregúntate "qué me está diciendo??"

«Todos los problemas que surgen en la vida ocurren para hacernos dar cuenta de algo importante. Usted no tendrá nunca ningún problema que no pueda solucionar. Usted tiene la fuerza necesaria para resolver cualquier problema, el cual ocurre para que a través de su solución usted se dé cuenta de algo importante.   (....)


La vida es un espejo que refleja nuestro corazón.» Es decir que «ocurren acontecimientos que sintonizan exactamente con nuestro interior». O también se puede decir que «la causa que se halla en nuestro interior se hace realidad como efecto.
(...)



Por cierto, ¿qué hace usted cuando no le gusta su imagen reflejada en el espejo?
Por ejemplo, si se mira en el espejo y ve que está despeinado/a, ¿qué hace?
Por mucho que extienda la mano para arreglar los cabellos de su imagen en el espejo, ¿verdad que no lo conseguirá? Probablemente lo que hará será extender la mano hacia su cabeza y los arreglará.
De forma parecida, para resolver de raíz los problemas de la vida hace falta eliminar la causa que se halla en el propio corazón. Si no cambiamos nuestro interior, y únicamente esperamos que cambien los otros y las situaciones, no conseguiremos lo que deseamos »

Os recomiendo que leáis el libro. A mi solo me llevó 15 minutos, y el aprendizaje es tan grande, que merece la pena (lo voy a colgar en el blog)

Estos días voy a intentar dedicarme un rato para observar mi vida, mi reflejo, e intentar averiguar qué tengo que aprender, qué tengo que ver, qué tengo que solucionar.  Cuando lo haga, os lo contaré.


Debido a la petición de la editorial Comanegra, he tenido que eliminar el texto del libro.

Si alguien está interesado en tenerlo, y no pueden permitirse la compra del mismo, pueden escribirme.

lunes, 18 de marzo de 2013

ENSEÑANZAS

Hoy mi hijo de 20 meses me ha dado una gran lección.

Hace tiempo escuché "toda persona que conoces viene a enseñarte algo y tu vienes a enseñarle algo a ella".
Desde entonces, siempre que estoy con otra persona, y en especial si ésta persona me enfada, crispa, o pone de los nervios, me acuerdo de esta frase e intento relajarme y averiguar QUÉ ME ESTA ENSEÑANDO esta persona. 

De algunas personas ya averigüé lo que vinieron a enseñarme, y desde ese preciso momento, aquello que me "molestaba, irritiba, alteraba,..." desapareció.  Pues comprendía el mensaje escondido que me estaba ofreciendo esa persona. La vida las había puesto frente a mi, como el que pone un espejo, para enseñarme algo. 

Todo lo que soy capaz de VER en ti, es porque también está en mi, sea bueno o malo.  Si veo tu "victimismo", estoy viendo el mío. Si veo tu "generosidad", estoy viendo la mía. 
Al principio, me costó un poco aceptar las cosas negativas, pero luego, fue una gran liberación darme cuenta de esto.   Creo recordar que de esto ya os hablé en una entrada anterior.

Hoy, mi niño, me ha enseñado que puedo DAR más de lo que doy. Que si no me muevo, él me va a hacer mover. Que no se va a rendir. Que me necesita y que estoy aquí para colmarlo. 

Lleva una semana malito, y por tanto, lleva el mismo tiempo sin dormir bien. Esto repercute indudablemente en mi descanso nocturno. Pues es un dormir intermitente, que después de una semana llega a desesperar bastante. 
Hoy, mi hijo, no se cómo se las ha apañado, pero ha bajado solito de su cuna, ha abierto la puerta de su habitación y ha venido a buscarme.  Y todo esto a oscuras. Y sin hacerse ni un solo rasguño.
"Mamá, ¿no vienes? pues voy yo a buscarte!!! "  

Al principio me he asustado mucho, después me he sentido muy culpable y con miedo, y al final, me he reído

¿Qué veo en él que también está en mi?  Él no se rinde. Pide mucho. Y también da mucho. 
¿Qué me está enseñando? Puedo hacer y dar mucho más. Eso que siempre he visto en otras personas y nunca en mi, y que siempre admiraba... resulta que está en mi. Quizás un poco escondido, pero está. 

Siempre he admirado a mi hermana por su gran dedicación a los demás, en especial a sus hijos y familia. A mi madre, por su capacidad de estar en todo y atendernos a todos. A mi compañera de trabajo, por su fortaleza en tirar para adelante ante los problemas (siempre he dicho que "tiene un par"). A otras mujeres amigas mías que son capaces de sacrificar sus necesidades por los demás, de tener arrojo frente a las adversidades, de ser resolutivas, fuertes, y dar amor sin condiciones.

Sin embargo, yo siempre me sentí "peor" persona. Más egoísta en este sentido. Menos capacitada para salir adelante y superar los baches. Menos "merecedora de"  ser madre y de dar y recibir amor.

Hoy, mi hijo, como un pequeño espejito de mi alma, me dice: mamá, tu puedes, tu vales, saca dentro de ti todo lo que llevas dentro. No eres peor que las demás. Tienes todo lo que ves en ellas.

Por ello: GRACIAS mi amor 






miércoles, 27 de febrero de 2013

SUZANNE POWELL. Técnica Zen

Como ya os dije en la anterior entrada, he asistido al curso impartido por Suzanne Powell y aquí va mi opinión personal....

Todo lo negativo que había leído por ahí sobre ella y sus cursos se vino abajo. Pues todo lo que yo allí escuché y viví fue positivo.

En ningún momento dijo nada incoherente, ni esotérico.

Nos enseñó una técnica, a la que ella ha nombrado "Zen", basada en el sistema nervioso del ser humano. Ésta técnica, es una especie de acupuntura, pero sin agujas, utilizando los dedos, que se colocan en determinados puntos del cuerpo para activar la energía.
Habló de la energía de nuestros chacras, y cómo actúa cada uno de ellos en la función de nuestros órganos.

Me alegro mucho de haber asistido a este curso y de haberla conocido personalmente. Pues escucharla es un placer... Sus palabras, siempre sobre la base del amor incondicional, invitan a la reflexión de nuestra forma de vivir. Cómo nos hemos ido "haciendo" al sistema impuesto, y nos hemos olvidado de SER quienes realmente somos al nacer.

Vivimos a expensas de las expectativas ajenas. De lo que está bien o mal. De las apariencias. Del miedo. Agarrándonos a lo material, usándolo como medio de valoración.

"Si te dicen que tienes un mes de vida, ¿qué importancia tiene tu hipoteca? ....   Ninguna. 
¿Qué importancia tiene el polvo sobre los muebles?  .... Ninguna.
¿Qué importancia tiene que me sobren unos kilos? ..... Ninguna.
¿Qué es lo único que importa ahora? .... El AMOR. 

Entonces....  Si ahora te digo que es una broma, que no te queda solo un mes.....
¿Qué importancia tiene tu hipoteca? ....Pues un poco si, no?   .... Pues no, es lo mismo. Tendrá una mínima importancia. Pero lo realmente importante sigue siendo el AMOR .

Pues entonces... ¡vive cada día como si fuese el último! aprovecha cada minuto, sonríe, disfruta, no te des mal por pequeñeces, demuestra tu amor, haz las cosas que te hagan feliz, ...  "

Nos enseñó una forma de respirar, que ayuda a equilibrar el sistema nervioso. Y también a meditar.

Respecto a la técnica puedo decir que a mi sí me funciona. Que la he probado en mi cuerpo y en otras personas, y todas me responden el beneficio que han sentido.
Ayer mismo, me hice un pequeño quemazo, y me apliqué la técnica. Y .... voila! no sentía dolor, ni me quedó marca alguna.

¿Magia?  .... Pues realmente lo parece!  Pero está claro que si todos y todo somos energía, es la propia estimulación de ésta la que actúa. Así que no es magia aunque lo parezca.

En los apuntes que nos han dado, hay una buena parte dedicada al cuerpo humano. Así que está claro que la explicación a esta "magia" no es otra que la científica. Si el ser humano controla su sistema nervioso, controlará los efectos de cualquier dolencia y/o enfermedad.
Incidió mucho en el trabajo conjunto con la medicina tradicional, y recalcó que la técnia Zen no es sustituta si no complementaria.
Es una herramienta de ayuda, nada más.

Así que recomiendo el curso a todo aquél que tenga oportunidad de hacerlo. (Os recuerdo que el curso es gratis)

Os dejo el enlace a su blog, por si alguno está interesado en saber más.
http://suzannepowell.blogspot.com.es/

Por cierto, respecto a las donaciones que recibió de los asistentes, lo que hizo al terminar el curso fue entregar ese dinero a una fundación de mi propia ciudad. Así que no se llevó ni un céntimo.

lunes, 11 de febrero de 2013

SUZANNE POWELL. Mi primera impresión.

Recientemente he descubierto la existencia de una persona que me ha llamado mucho la atención. Se trata de la señora Suzanne Powell. 

Cuando escuché por primera vez una de sus muchas charlas (están casi todas en youtube), me gustó mucho las cosas que decía. Aunque luego, ciertas cosas me crearon duda. 
En general, ella intenta transmitir a la humanidad que somos más que un cuerpo físico. Que todo es energía, y que todos estamos conectados.  Hasta aquí todo perfecto, pues yo así también lo creo. 

Habla también de la importancia de la alimentación en nuestra salud, y cómo nos podemos curar de enfermedades con el simple hecho de cambiar nuestra alimentación.  Cuenta cómo ella se sanó de un cáncer y otras enfermedades como el asma y las alergias.  Cierto es que si somos energía, los alimentos también. Y que dependiendo de las energías que nos metamos al cuerpo, lo ayudaremos o perjudicaremos. Otra cosa es que uno se sane del todo.... Que no digo que no sea posible.... Pero creo que además de una buena alimentación, uno debe hacer otras cosas para sanar, como ser positivo, y tener una mente fuerte basada en la fe. Y por supuesto, no dejar de lado la medicina tradicional, pues lo ideal es complementarla con la alternativa, no destituirla. Esto también lo dice ella, así que perfecto, estoy de acuerdo.

Tiene una firme creencia en el karma. Y que todos venimos a cumplir una misión. Que podemos conectar con nuestro "disco duro", el que contiene toda esa información de vidas pasadas, a través del sueño, mientras dormimos.  La teoría del Karma no me disgusta, creo que pudiese ser verdad, aunque claro, esto es imposible de asegurar .... Es creer o no creer... 

También explica lo fácil que es desear algo y obtenerlo. Esto me recordaba a las teorías de Wayne Dyer, el cual siempre he admirado, pues su libro "El poder de la intención" me ayudó mucho en un momento de mi vida. Y es un libro que siempre tengo a mano. Y he de constatar que realmente funciona si así uno lo cree sin dudar. 

Continúe buscando vídeos de ella, y cuando habla de espíritus y almas que están entre nosotros,  he de confesar que me hizo dudar un poco. Y es que hay cosas, en las que es difícil entrar. Todos somos un poco escépticos ante lo desconocido. Y yo, no me creo cualquier cosa. Tengo fe, y creo en algo más. Y la idea del karma tampoco es desechada. Pues algo de lógica veo en ella. Pero entrar en ciertos temas del más allá, me resulta un poco escabroso... 

Suzanne Powell nos quiere enseñar una técnica, la cual ella ha llamado "Zen", basada en la respiración consciente, a través de la cual, uno se convierte en "canal" para recibir energía sanadora. Y así poder ayudar a sanar a otros. ¿Esto es posible? pues no digo que no, ya que si somos energía, el simple hecho de que uno tenga la "intención" de sanar y ayudar, ya está generando una energía que lo favorece. Otra cosa es que uno, se crea que es un mago de la sanación. Ni blanco, ni negro. Simplemente gris. Una cosa intermedia, sí me la creo. Y si no me equivoco, creo que Suzanne así lo explica, pues recalca precisamente que el trabajo es hacer de "canal", no es que uno tenga el "poder" de sanar.  

No quiero entrar a valorar todas sus teorías, pues todavía no he acudido a uno de sus cursos, los cuales, por cierto, los imparte de forma gratuita. 

El viernes acudiré a uno de sus cursos. Y mi intención no es otra que la de "averiguar" un poco de qué va todo esto. Creo que hasta no estar delante de ella, y ver qué hace y qué dice en el curso, no puedo ni debo opinar sobre esto. 

Busqué por internet opìniones, y la verdad, encontré de todo..... Así que lo mejor, es vivenciar en primera persona para poder opinar.  Ya que es muy fácil opinar desde fuera, de algo desconocido, pero no es sano, ni real. Sólo probando, puedo guiarme por mi misma. Por mi y no por otros. 

He de confesar que me da cierta pereza. Pues no suelo ser constante, y el hecho de plantearme tener que "practicar" una técnica nueva, me da cierto rechazo. 

Bueno, pues lo dicho, acudiré al curso y ya os contaré lo que me parece. Si alguno conoce a esta mujer y puede aportar algo, por favor, no dejéis de hacerlo, pues agradecería enormemente vuestras opiniones. 


martes, 22 de enero de 2013

DOSSIER ANTONIO BLAY Un pequeño extracto (II)


Hace un tiempo os copié un fragmento del Dossier de Antonio Blay, y hoy os copio la continuación.

Considero que este Dossier es una joya para todo el que quiera "abrir los ojos" y despertar su conciencia.

Más adelante os copiaré más (aunque tengo colgado en mi blog el dossier completo en pdf por si a alguien le interesa leerlo de tirón)

Formación del modelo. 
Cuando somos pequeños se nos va educando y educar consiste en que se nos 
vaya diciendo lo que hay que hacer, cómo hay que hacerlo, y lo que no hay que 
hacer. El niño va aprendiendo eso que se le enseña, pero no sólo lo aprende 
sino que lo acepta tal como se le da, es decir, como la verdad y el bien (...). O 
sea que el niño se identifica a sí mismo como valor en tanto que modelo y en 
tanto que modo particular de ser. 
El niño va aceptando esta idea que se le da de que él no vale como ser, sino 
que su único valor está en su modo de ser, de que él no “es”; Él es o bueno o 
malo, o listo o tonto, pero el “ser”, él “es”, esto no existe, no tiene ningún valor. 
El “ser” (este foco de inteligencia, de energía y de afectividad), es algo central 
en el niño, en todo el mundo, es algo central que surge del fondo, del fondo de 
la mente, del fondo de la afectividad, del fondo de la energía. 
Pero, en cambio, el modo de ser se adquiere a través de la mente concreta. 
Y en la medida que el niño acepta que su valor está en el modo de ser, 
necesita retener el modelo con su mente concreta, provocando la progresiva 
desconexión de su fondo natural. 
Al situarse en el sector más exterior de la mente se desconecta del fondo, 
donde está su propia fuente de energía vital y por lo tanto su propia conciencia 
de seguridad como ser concreto. 
Se desconecta también de su fondo afectivo, su fondo afectivo de donde está 
fluyendo toda su capacidad de amar, de gozar, de felicidad. 
Y se desconecta también de su fondo mental desde donde el niño tiene la 
capacidad de ver por sí mismo (...), se desconecta de su capacidad de 
evidencia y entonces todo él empieza a vivir a partir de esa fachada, del modo 
de ser. 
La desconexión de este fondo (de seguridad, de este fondo de felicidad, de 
este fondo de evidencia) impide al niño que viva directamente, en su fuente, 
estas cualidades básicas, obligándole a proyectar en el exterior. Entonces 
estará exigiendo que el exterior le dé seguridad, que el exterior le dé felicidad, 
que el exterior le dé la información que ha de aceptar. 
Del fondo surge todo lo que soy capaz de vivir y uno se desconecta del fondo 
para instalarse en la mente externa y convierte esta mente externa en un 
centro artificial. 
Lo importante es que se vea claro que el modelo implica -cuando se convierte 
en centro- la desconexión del centro natural. 

La triple angustia. 
Así pues el niño proyecta al exterior lo que corresponde a su fondo. 
El niño se ha desconectado de su fondo de donde podría  surgir la respuesta 
natural, óptima a cada situación, y está viviendo en su centro artificial; pero el 
exterior le niega el afecto, la felicidad, la seguridad. Entonces el niño se 
encuentra sin soporte central y sin soporte exterior y  por unos momentos se 
encuentra totalmente aislado, desconectado, en una soledad total. Es el estado 
de angustia fundamental, y esta angustia es triple, porque está funcionando en 
cada nivel. 
Hay la angustia mental de que él creía que actuando de un modo tenía seguro  
“si yo soy bueno me querrán”. Pero a veces él cree ser bueno y las cosas no 
funcionan bien, entonces el niño tiene como una inseguridad total en el aspecto 
mental, “no sabe”, aquello que le parecía claro, aquella información que tenía, 
(...) falla y aparece una angustia en el aspecto mental. Es lo que luego se vivirá 
como angustia de identidad “¿quién soy yo? o ¿qué he de ser yo”. Ésta es la 
base de la angustia de identidad. 
En el aspecto afectivo el niño se siente que no recibe afecto y el niño pequeño 
necesita el afecto como necesita el aire y necesita los alimentos. Entonces vive 
una angustia de abandono, de soledad afectiva. Aquí tenemos la segunda 
vertiente de la triple angustia, esto es, la angustia de abandono, de soledad, de 
frustración afectiva. 
La tercera vertiente se manifiesta en el aspecto de la energía. El niño ante esta 
situación de inseguridad y de abandono se ve incapaz de poder hacer nada, se 
siente impotente. Es la angustia de impotencia.
Siempre se halla presente esa triple angustia; lo que sucede es que en unos 
casos se manifestará más en un aspecto que en otro, pero siempre se hallan 
los tres aspectos; la angustia de identidad, la angustia afectiva, de abandono, y 
la angustia de impotencia. 
¿Qué hace el niño frente a esta situación de angustia? (...) pues hace lo que 
puede para salir de esta angustia, lo que está a su alcance. 
Entonces el niño busca una solución para huir de este estado inaguantable de 
angustia. Una solución que también aquí se puede ver por sectores. 
En el  aspecto de identidad el niño puede buscar la solución que consiste en 
crear un supermodelo, que es la obligación de ser siempre totalmente bueno. 
Entonces esta idea le atenúa la angustia porque le abre una esperanza y por 
ello se adhiere a esa consigna que se convertirá en un modelo para el futuro. 
Y ahí tenemos las personas que luego están viviendo toda la vida bajo la 
obligación interior de ser siempre totalmente buenos (...) juegan a ser buenas 
simplemente porque están obedeciendo a esta consigna; la necesidad 
imperiosa de sentirse buenas, porque si no, surge de nuevo la angustia. A esto 
se le llama una necesidad compulsiva: la persona se siente obligada a ser 
buena porque si no vuelve a surgir la angustia (...), la decisión de ser bueno era 
para huir de la angustia de identidad. 
Puede ser que, en lugar de con este modelo de “voy a ser superbueno”, el niño 
reaccione de otra manera, que reaccione al revés, que reaccione diciendo “yo 
he sido bueno y no me han comprendido, me han fallado, no hay derecho, y 
protesto” y el niño, entonces, siente rebeldía frente a esta situación de rechazo 
y, curiosamente, en la medida que él siente rebeldía es como si se atenuara su 
angustia. 
Así que al vivir la protesta o al vivir el rechazo se siente más afirmado, más él 
mismo y la angustia tiende a disminuir. Aquí también está la necesidad 
compulsiva, en este caso de oponerse, de reaccionar en contra. 
Pero puede ser también que ante la angustia de identidad reaccione de otra 
manera que no es ni ser bueno ni ser malo, sino que es cerrarse al exterior, 
huir del exterior, renunciar a la aceptación del exterior. El razonamiento (...) 
sería: “no se puede confiar en el exterior, siempre falla; yo me retiro”. Entonces 
este niño se inhibe interiormente, se aísla (...) se desconecta. 
Estos son los tres tipos principales de modelos para huir de la angustia de 
identidad (...). Lo cual quiere decir que en la medida que no vivo esto, 
reaparece la angustia que en todo momento ha estado dentro, y eso es 
importantísimo entenderlo porque en el trabajo de autodescubrimiento es 
inevitable que surja esa angustia que está dentro y, si uno no comprende que 
es natural que esté ahí, al sentir la angustia huirá y dejará de hacer el trabajo. 
Y esa barrera es inevitable pasarla, sea cual sea el camino que uno siga, si es 
realmente camino. 
¿Qué sucede en el  aspecto afectivo, la angustia propiamente afectiva, la 
angustia de abandono, de soledad?. 
Hay varias soluciones también, lo que suele ser más habitual es la reacción de 
decir “yo voy a conseguir como sea que me quieran”. Así  que surge la 
necesidad, la exigencia de conseguir que alguien nos quiera, y entonces 
buscamos amigos,... que sean como una especie de amigos juramentados, con 
quienes hay un compromiso de fidelidad Son una válvula de seguridad por la 
cual nos aseguramos un mínimo de comprensión y de afecto.
La necesidad de asegurarme el afecto, la necesidad compulsiva. Y cuando 
aquella persona me falla hace resurgir de nuevo mi angustia de abandono. 
“Yo quiero aquello que me hace sentir bien a mí”. No quiero aquello por ello 
mismo, lo que quiero es lo que aquello me da. Y cuando aquello me falla yo me 
siento desamparado 
En el aspecto energía, la angustia de impotencia genera en mí la necesidad de 
afirmarme como persona fuerte y ¿cómo puedo ser fuerte cuando de hecho 
estoy viviendo como un desgraciado?. Pues sólo hay un modo: 
imaginativamente, y empiezo a imaginar y empiezo a juzgar. Entonces yo 
utilizo mi mente y mi imaginación como una herramienta para vivirme como una 
persona fuerte para huir de mi angustia de sentirme impotente y entonces 
sueño que un día llegaré a ser muy valioso (...), sueño siempre, de un modo u 
otro, con llegar a ser una persona fuerte, utilizando la mente para juzgar al otro 
y condenarlo, para minimizarlo. 
En la medida en que en la mente yo estoy negando el valor del otro me estoy 
afirmando implícitamente a mí, que me sitúo por encima, al juzgarlo y 
condenarlo. Se emplea el pensar como herramienta de poder. 
La mente está haciendo esta función simbólica de poder, de afirmarse como 
ser poderoso, superior.
Con todo esto tenemos un armazón de cómo se construye nuestro estilo 
habitual de vida. 
Esta explicación es para que uno la mire en sí mismo, es  para que uno la 
descubra en sí mismo (...); es una hipótesis para que uno observe en sí mismo 
y vea lo que está pasando en uno mismo. 
Es ir observando toda esta dinámica, ir descubriendo toda esta estructura. 

viernes, 18 de enero de 2013

IGUAL QUE MANDARINAS...

Hace poco estuve viendo un reportaje sobre el proceso que atraviesan las mandarinas hasta que llegan hasta nuestros hogares. Y la verdad es que me disgusté bastante.

En la recolecta de las mandarinas solo seleccionan aquellas que tienen una APARIENCIA bonita!! Lo que significa que "tiran a la basura" muchísimas mandarinas que son BUENAS para comer, pero que tienen la piel "fea"

Así que mientras hay gente pasando hambre, se tira a la basura comida en perfecto estado comestible,  por el mero hecho de que comercialmente a las empresas que gestionan la recogida y venta de mandarinas les obligan a desechar las que son FEAS.....

Pero eso no es todo....  Pues una vez que tienen las "bonitas", deben de "maquillarlas" para llevarlas a los establecimientos de venta al pequeño consumidor.  ¡Si, sí! maquillarlas.....  Las pulen y les dan un brillo especial con no sé qué gas....  Y de esta forma terminan saliendo por la puerta bien brillantes....

Mientras veía esto, enseguida encontré la relación de esta dinámica con los seres humanos..... Pues en nuestra sociedad, ocurre algo muy parecido.
Nos han vendido la moto de que lo que aquí vale es la apariencia. Que debemos estar siempre impecablemente guapos, a la moda, estar en la onda, tener muchas posesiones de alto valor económico, ser inteligentes, practicar deporte, hablar muchas lenguas, ..... etc, etc...   Es decir, igual que mandarinas, a esta sociedad solo le importa lo que aparentamos.

Cuántas personas han sentido rechazo por ser diferentes, por tener problemas estéticos, .. siendo el blanco de burlas y menosprecios...

Si por dentro todas las mandarinas son PERFECTAS, con su gran sabor, con sus nutrientes, .... ¿para qué las tiramos a la basura?

Si todas las personas somos PERFECTAS, con nuestra propia luz, con nuestras habilidades especiales, ... ¿para qué le damos tanta importancia a cómo vestimos, a tener un tipazo de modelo, a... aparentar algo que no somos?  Tiramos a la basura nuestra propia identidad, para transformarnos en seres de juguete, maquillando lo que creemos no es bonito, tapando nuestra esencia, .....  Sufriendo por no pesar menos, por tener poco pelo, ser demasiado alto o bajo, ...no tener el último modelo de móvil, ... , ...,  Obligándonos constantemente a compararnos con los demás, con lo que la sociedad ha establecido como "Cool", como "normal" ..... ¿?

Me consuela el hecho de que cada vez somos más los que abrimos los ojos. Los que ya no centramos nuestra atención en lo "normal", socialmente hablando. Los que sabemos que todos somos uno. Que lo importante es el INTERIOR.

Evidentemente, a todos nos gusta sentirnos guapos.... Y es importante cuidarse para ello. Pero es mucho más importante sentirnos bien con nosotros mismos desde nuestro interior. Saber que vivimos cómo queremos vivir. Que hacemos lo que nuestro corazón nos pide. Que estamos en sintonía con nuestras sensaciones internas. Que cuando miro a los demás, me veo a mi mism@

Si estamos en ese lugar. Siguiendo nuestras sensaciones internas, lo externo vendrá solo. Pues tan solo estando en nuestra propia satisfacción de vivir acorde con nuestro yo, apartando el ego, alcanzaremos una visión de nosotros mismos totalmente plena. Nuestro exterior, se armonizará con nuestro interior.

Así que ya sabes, ...  disfruta del SABOR de tu mandarina, sin prestar demasiada atención a su piel !!  Al fin y al cabo, ¿¿¿te vas a comer la piel???  pues no!!

viernes, 4 de enero de 2013

PROPOSITOS

Acaba de comenzar el nuevo año.  Y con cada inicio de un ciclo, las personas solemos hacer un repaso mental de lo que fue el anterior, de si estamos viviendo como queremos, de si hay cosas que nos gustaría mejorar o cambiar....
Es la época en la que la mayoría nos proponemos nuevas metas. A veces las cumplimos, y la mayoría de las veces no.  ¿Por qué nos sucede esto año tras año? ¿Qué nos impide llevar a cabo estos propósitos?

Desde mi punto de vista, creo que existen varios factores a tener en cuenta:

  1. Objetivos.                                                                                                                                           ¿Cómo son mis objetivos? ¿Son alcanzables? ¿se ajustan a la realidad? ¿Voy a poder alcanzarlos teniendo en cuenta mis capacidades y disposición? Si no es así, difícilmente los llevaremos a cabo....
  2. Necesidad, Querer o Deseo.                                                                                                                       Esto que me he propuesto, ¿lo necesito? ¿mi cuerpo me pide realizarlo o es un simple deseo mental?      Pues no es lo mismo necesitar que desear, ni tampoco querer.  Un deseo puede ser cualquier cosa, alcanzable o no. "Desearía tener 15 años menos..." Es un deseo, pero no una posibilidad real.    Puedo también querer hacer algo que mi mente me propone, como por ejemplo "estudiar un idioma nuevo" o "hacer todos los días deporte". Suelen ser metas que CREEMOS son necesarias. Sin embargo, mi cuerpo me puede estar diciendo "Nooooooo .... No tengo ganas de hacer nada de eso, y además no lo necesito" No confundir esto con la famosa "pereza". Debemos escuchar nuestro cuerpo de verdad, y ver si ese querer tiene un fondo de necesidad o un fondo de apariencia (lo que está bien socialmente y que creo que debo de ser, guapo, inteligente, ...)  Si mi cuerpo me contesta un " Si " será porque existe una necesidad de hacerlo.  "Sí, necesito estudiar un idioma nuevo, pues tengo una inquietud interna de saber más" o "Sí, necesito hacer deporte pues me siento un poco atrofiado y eso me incomoda mucho" 
  3. Cantidad de objetivos.                                                                                                                           ¿Cuántos objetivos me he propuesto? ¿son demasiados? pues si me propongo demasiadas cosas, no seré capaz de hacer ninguna. Pues es mejor hacer solo uno que ninguno. Centra tu energía en lo que más necesitas. 
  4. Pereza.                                                                                                                                                Una vez que hemos escuchado nuestro cuerpo y sabemos desde el corazón lo que realmente necesitamos hacer, concentramos nuestra energía en este objetivo y vamos a por él. Pero para conseguirlo, tenemos que superar nuestra pereza. Esa que siempre está mostrando nuestro ego, disfrazada de muchas cosas. Para no dejar que ésta nos domine, es muy importante vivir en nuestro "adulto" y ser conscientes todo el rato de mi necesidad. Esa necesidad que me indicó mi cuerpo, y que he decidido satisfacer.  Si no lo hago, y me dejo llevar por la pereza, lo único que obtendré será una gran insatisfacción y un resentimiento de culpa, por no haber seguido mis propias necesidades.
  5. Comprensión.                                                                                                                                           Es muy importante que nos comprendamos y aceptemos. Pues somos seres humanos, que cometemos errores. Y también que comprendamos nuestro objetivo. Si requiere grandes esfuerzos por mi parte, es probable que algún día necesite "descansar" y no juzgarme por ello.  Es decir, es muy importante no agobiarnos. Hacerlo DISFRUTANDO de ello, pues es algo que yo he ELEGIDO. Y si lo he elegido yo, siempre puedo cambiar de opinión. Con lo cual, no es una obligación, si no una elección.   
  6. No soy mis metas alcanzadas.                                                                                                                    Es muy importante que no confundamos quiénes somos con las cosas que he logrado. Yo no soy mis objetivos cumplidos, ni las cosas materiales que tengo, ni el reconocimiento externo, ni lo que los demás opinan de mi, .... Soy un SER único y especial, como el resto de personas. Cada uno brilla con su propia luz. Y estamos aquí para aprender. Si me equivoco, o no alcanzo una meta, no soy peor. Simplemente, soy humano. 
Yo siempre he tenido tendencia a proponerme muchas cosas sin escucharme. Me dejaba llevar también demasiado por lo socialmente establecido.  Y al final, terminaba sintiéndome decepcionada conmigo misma. Con una gran insatisfacción y mucha culpabilidad.  Esto nos pasa a la mayoría de personas. Generamos solos, sin darnos cuenta, una gran insatisfacción que desencadena en tristeza, baja autoestima, ....


Intentemos (y me incluyo) escuchar nuestro cuerpo y corazón. No compararnos con nadie. Ni mirar lo que hacen los demás. Sólo nosotros mismos SABEMOS en nuestro interior lo que realmente necesitamos y debemos hacer. Si seguimos nuestro instinto natural, todo saldrá bien. Pues para empezar, el que se escucha, ya obtiene una satisfacción al hacerlo. Nuestra propia luz es la guía de nuestra vida. Solo hace falta mirarla, para descubrir el camino que nos muestra.

Algunos os preguntaréis ¿Como me escucho? ¿Cómo sabré distinguir entre lo que me dicta el corazón y lo que me dice mi mente?  Pues simplemente, relájate, respira, no pienses, ....  solo siente  Y lo sabrás.  Y cuando lo sepas, no dudes. Pues si dudas, ya lo has llevado a tu mente. Solo déjate llevar y sea cual sea la respuesta, no la cuestiones. ¡Pues ahí está el camino!  Esta es tu LUZ!  

Páginas vistas en total

Archivo del blog