martes, 30 de abril de 2013

HERRAMIENTAS CONTRA EL MALESTAR

Llevo muchos años trabajando en el mismo lugar, con los mismos jefes y casi  con todos los compañeros, y durante todo este tiempo, he padecido la misma situación una y otra vez.

La situación es la siguiente: yo siempre estoy entre dos frentes. La voz comunicante entre éstos. La que lidia entre uno y otro.La que aguanta las quejas de uno y las gracias del otro. La que se come todos los marrones por estar en medio.

Y entonces, yo me pregunto, ¿para qué he de vivir yo esto una y otra vez?  ¿qué tengo yo que aprender de esto?  ....

Hubo una época en la que estuve a punto de irme, y fue entonces cuando renací. Aprendí a vivir la situación de diferente forma. Los demás no cambian, pero yo sí puedo cambiar. Y fue lo que hice. Y conseguí estar de una forma tranquila, en paz, con ganas, y alegría.

Aquella situación era bastante peor que la actual.. Pues aunque en general, no dejaba de ser lo mismo de ahora (estar en medio) tenía  demasiados agravantes añadidos.

Hoy he querido recordar ese capítulo de mi vida,  para ver si me fortalece. Pues hoy, estoy de bajón. Viviendo la situación repetitiva desde lo más bajo de mi energía. Digamos que estoy "ploff" y necesito tomar fuerzas para levantarme y poder ver la situación desde otra perspectiva.

Si mi jefe me usa de saco de boxeo, ¿he de aprender a apartarme? ¿o poner la mejor cara para mantener mi puesto de trabajo?
Hasta ahora me he acercado siempre más a la segunda opción, aunque muchas veces me haya enfrentado contra esos puñetazos.
Será seguramente pues, que mi lección de vida es aprender a APARTARME.  Que no es lo mismo que enfrentarme.

¿Apartarme pues significaría abandonar este trabajo? Pues puede ser. O no....
Si consigo vivir esta situación de una forma serena, y hasta un poco fría, tomando conciencia de lo que me corresponde o no cargar (no de lo que soy capaz de soportar, si no de lo que a mi toca llevar, por mi puesto, por mi responsabilidad) es posible que comience a vivir mejor. Que cuando vuelva a mi casa, lo haga con satisfacción y no con tristeza.

Si huyo del problema y es algo que "tengo que aprender", allá donde vaya seguramente se me presentará la misma situación o similir. Hasta que aprenda la lección que tengo pendiente.

Apartarme puede ser esquivar los golpes, y que si alguno me llega, éste no me afecte.  ¿Y cómo lo haré? Pues con herramientas. Sí, todas las herramientas aprendidas en mis cursos de crecimiento personal.

Comparto algunas de estas herramientas:

Ante un bloqueo, ansiedad, miedo, ...entrar en "shok": SALIVAR, y respirar con conciencia.

Para el nerviosismo y/o la tristeza: sujetar el dedo anular con la otra mano, cubriéndolo lo máximo posible con los dedos y la palma.  Si es de día, sujetaremos el dedo izquierdo. Si es de noche, el derecho. (Técina Jin Shin Yyutsu, de la que os hablé en la página "Cuerpo")

Cuando te sientas desubicado, perdido, sobrepasado por el estress y la preocupación, como "ido": pisa el suelo una y otra vez. Izquierda, derecha, izquierda, derecha, ...  dando golpes firmes y fuertes con tus pies.
De esta forma tomas conciencia del aquí y el ahora. Te hace "volver" a tu ser.

Y las técnicas por excelencia: MEDITAR, RESPIRAR CON CONCIENCIA, SONREIR y SOÑAR.
Soñar en el sentido de proyectar lo que deseas en tu vida, con una fe absoluta de que se cumplirá.

Está demostrado que cuando sonreímos, se relajan un montón de músculos y se liberan endorfinas, lo que nos provoca un bienestar.

La respiración con conciencia equilibra mi sistema nervioso. Y me ayuda a entrar en sosiego.

Y la meditación, consigue apaciguar el estres que cargamos.  Conectamos con nuestra esencia, lo que en realidad somos, nuestro ser. Y así olvidamos lo cotidiano, lo que no somos, nuestro ego.

Ya os contaré cómo evoluciona mi "vivir" esta realidad. Si logro modificar mi actitud y sentir. Y cómo lo he conseguido, si es que lo logro.....



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total