domingo, 21 de noviembre de 2010

EL EGO

El EGO es lo que "creemos" que somos.  La imagen que tenemos de nosotros mismos.

Vivimos en una sociedad en la que el éxito o el fracaso se mide en los logros obtenidos. Al ego le encanta dividirnos entre ganadores y perdedores. Te obliga a tener la necesidad de que te den la razón.  Te define como lo que logras y acumulas en un sentido material, lo que hace a su vez que te compares con los demás.

Hemos crecido recibiendo opiniones sobre lo que se nos da bien o mal, sobre lo podemos hacer o no hacer. Sobre lo que "se supone" que necesitamos para ser feliz.  Y lo hemos oído tanto, que acabamos creyendo lo mismo.

Actualmente, se vive mucho de la "apariencia". Se prima la belleza exterior hasta el punto de creernos que si no tenemos las medidas "ideales" somos menos que aquell@s que si las tienen. Se da demasiada publicidad a la moda, que al fin y al cabo, no es mas que "apariencia", se trata de VESTIRNOS según los demás deciden que está bien.
También se valora a las personas por sus logros académicos, económicos, laborales, y hasta hay gente que mataría por un segundo de "fama" en la tele.

El ego nos domina sin darnos cuenta. Haciendo que continuamente estemos "comparándonos" entre nosotros, y que nunca nos satisfaga lo que tenemos. Siempre queremos más.  Deseamos el reconocimiento, una casa mejor, tener un cuerpo 10, ....   Y todo porque CREEMOS que somos lo que tenemos!!

En realidad somos mucho más que todos esos logros. Y lo más importante, todos somos iguales. Hemos nacido con la misma pureza e inocencia. Y formamos parte de la misma energía.

Conforme vamos creciendo, y según las vivencias personales de cada uno, adquiriremos una serie de cualidades o valores que nos hacen diferentes. Pero solo somos distintos en nuestra personalidad. La base es la misma. Todos buscamos ser felices, sentimos miedo, vergüenza, amor, ....

Yo intento no ser rehén de mi ego, cada día, en cada segundo. Y la tarea es difícil....  Pero no imposible.
Siempre estará acechando, gritando, convenciendo, ... porque el ego es muy listo, y lleva mucho tiempo dominando cada momento de la vida.

Intentemos no valorarnos a nosotros mismos ni a los demás en base a los logros obtenidos, a los bienes materiales, ni al aspecto físico. Escuchemos más, comprendamos más, situándonos en el lugar del otro, seamos más tolerantes, y que prime la compasión.

A partir de ahora, intenta darte cuenta de todas las veces que durante el día, tu ego te incita a pensar como él quiere. Y toma nota.    No dejes que te haga "ver" lo que quiere.
¡Y libérate de su dominación!!

miércoles, 10 de noviembre de 2010

MI NECESIDAD

Cuando tenemos una necesidad, es importante satisfacerla. Y a veces nos ocurre que nos quedamos a medias, generando en nuestro interior un "atasco" energético y emocional.

Lo primero que tenemos que hacer es IDENTIFICAR nuestra necesidad, ya que a priori parece bien sencillo, pero no lo es tanto. Nos puede ocurrir que sintamos la necesidad de "algo" y no sepamos "qué". Es cuando en tu interior nace un torbellino que no sabes expresar. Mezclas sensaciones como el cansacio, el enfado, la energía contenida, y la tristeza. Y te gustaría "hacer algo" para sentirte mejor, pero no sabes qué.
Si te ocurre esto, intenta observar las señales de tu cuerpo, que es más sabio que tu mente. Y seguramente, poco a poco, encontraras la clave para indentificar tus necesidades.

Despues de la identificación, nos ponemos EN MARCHA, energetizamos, nos movemos hacia la realización de la ACCIÓN que satisfará nuestra necesidad. 
Pues bien, esta "puesta en marcha" a veces se queda a medias o ni siquiera empieza. Nos ocurre a menudo cuando en lugar de seguir tu instinto, te pones a pensar "qué diran" o "no es el momento", o "no soy capaz".
Incluso, puede sucedernos que mal gastemos energía perdiendo el tiempo sin llegar a la "acción".  Esto es cuando por ejemplo, queremos que otra/s persona/s nos acompañe/n en la acción, y en lugar de movernos solos hacia ella, nos dedicamos a "convencer" a los demas a que la realicen con nosotros. Cuando haces esto, la mayoría de las veces, te quedarás sin llegar a la acción, puesto que no siempre los demas están dispuestos a hacer lo que tu necesitas. Ademas de que esto te hace depender de otras personas, te causa una enorme "frustración", primero por no llegar a satisfacer tu necesidad, y segundo porque dejas en manos de otros tu felicidad. Pones en ellos la responsabilidad de tus actos, de tu logros y fracasos. Y no puedes culpar a los demás por no conseguir tus objetivos.

Otras veces, en lugar de realizar la ACCIÓN concreta que satisfará tu necesidad, lo que haces es otra cosa bien distinta. Con lo que tu satisfacción se queda pendiente. Esto es cuando inconscientemente queremos evitar hacer lo que realmente necesitamos. Los motivos pueden ser muchos, como que te "auto-boicoteas" porque en el fondo no te respetas ni te amas como deberías. O que pongas en tela de juicio las opiniones de los demás, y en el último momento cambies la "acción  necesitada" por otra que según tus creencias (expectativas de tu imaginación) será más "correcta" o "aceptada" por los demas.

Es una gran tarea darnos cuenta de cómo funcionamos. De en qué momento interrumpes el ciclo para satisfacer tus necesidades. Y de esta forma poder poner remedio.

En mi caso particular, he de confesar que tengo tendencia a perder tiempo arrastrando a los demas conmigo, porque me cuesta hacer cosas sola. Ahora, al darme cuenta, soy capaz de actuar de otra manera, de conseguir mis objetivos sola, y no me quedo "a medias".


¡Saca al niño/a que llevas dentro!  Y satisface tus necesidades sin pensarlo demasiado
 Te invito a que reflexiones sobre tu tendencia a satisfacer-insatisfacer tu necesidad, y que votes en la encuesta que aparece a la derecha.   

martes, 2 de noviembre de 2010

EXPECTATIVAS

Todo el mundo tiene expectativas. Nos imaginamos cómo sería si.....  qué pasaría si..... qué pensarán si....

Todo SUPOSICONES inconsistentes, creadas por nuestra maravillosa imaginación. Sustentadas por nuestros miedos y creencias, que la mayoría de las veces son equivocadas.
Son "fantasías" y no "realidad".  Y por tanto no podemos dejar que nos paralicen y guíen nuestras vidas.

A veces dejamos de hacer algo por miedo a lo que sucederá, y  nos quedamos estancados, sin avanzar, sin dar riendas a nuestros impulsos. Conteniendo así nuestras emociones y deseos.

Cuando remprimes tus emociones, y no das un abrazo por VERGUENZA, te quedas con las ganas, y nunca llegas a mostrar tus sentimientos.  Seguramente, la otra persona, está deseando lo mismo, pero le ocurre igual que a ti. Le da miedo tu reacción, y se queda parada, sin actuar.


Así nos pasamos la vida, conteniendonos, por miedo, verguenza, ... sin actuar, y sin decir lo que queremos. Y todo por una imaginación!

Cuando comencé a "probar" a decir y hacer lo que sentía, me sorprendí gratamente. Resultó que todo lo que creía que sucedería NO PASÓ.  Y así había estado toda mi vida, aguantándome y soportando, y creando "rabia" interior, por no ser capaz de hacer lo que realmente deseaba.  Te invito a que pruebes, y seguramente encontrarás una magnífica sensación de libertad. Te darás cuenta que aquella persona no reacciona como creías, que no "pasa nada" por hacer esto o lo otro, y te quitarás un gran peso de encima.

Páginas vistas en total