lunes, 20 de junio de 2016

LA ESPERA

Esperar....
Tan solo poner mi atención en esta palabra ya provoca en mi una sensación de desasosiego.  Es como si al esperar, mi estado actual estuviese incompleto... Con que me hace suponer que necesito algo que ahora no tengo y que debiera llegarme, o no....

En mi experiencia de vida, la mayoria de las veces que he esperado algo, nunca ha llegado...
Y es que esperar algo es bastante fustrante. Sobre todo cuando ese algo lo imaginas al minimo detalle. Porque es seguro que no será igual, y por tanto, la fustración está servida... Siempre va a fallar algo si lo comparo con lo imaginado, con lo esperado desde mi mente creativa y fantasiosa.
Y me da igual lo que sea ese “algo” esperado, una persona, una cosa, un acontecimeinto, .....  Si lo espero de una determinada forma concreta imaginada, me voy a llevar una decepción seguro.
¿Y si no me lo he imaginado? Tan solo espero a ese “algo”....  Pues resulta que es bastante complicado no imaginar absolutamente nada de ese “algo” deseado, con lo que volvemos a la decepción.... Porque si deseo algo es por algo, y no me vale cualquier cosa...

¿Y qué sucede mientras ESPERO?  Pues que me pierdo de mi presente, de mi aquí y ahora, porque estoy pendiente todo el rato de la llegada de mi anhelo. Y se me apodera la sensación de impotencia por mi prisa a tenerlo cuanto antes.

Entonces, ¿es adecuado para mi esperar?  Por mi experiencia he de decir que no.
Y eso no significa que no tenga deseos de que lleguen cosas que ahora no tengo, tan solo me invita a fluir lo máximo posible, sin fijarme todo el tiempo en lo que está y quiero que llegue.

En conclusión: por mis experiencias vividas, esperar me perjudica porque me aleja del presente y me hace sentir desasosiego e impotencia.
Sin embargo, si deseo algo sin esperar que llegue, es decir, sin mirar todo el tiempo su hueco vacío, y contemplando solo lo que sí tengo, fluyendo día a día sin más, entonces si lo esperado llega será una fiesta y si no llega no tendré una decepción.

lunes, 13 de junio de 2016

TRANSFORMACION


¿Qué me sucede con la transformación en general?
Todo lo que está en transformación, no es lo que era ni es lo que será.... Con que ...¿qué es?  Esa incertidumbre me descoloca un poco, pues con mi tendencia (cada vez menor) a etiquetarlo todo, el no poder poner nombre a algo me hace sentir desconfianza.
Sin embargo, si pongo más atención a esto.... en realidad estamos todo el tiempo transformándonos....  Tan solo mirar a mi hijo me lo demuestra dia a día....



¿Y si me autobservo en mi propia transformación? Es como cuando imagino la cantidad de cosas que están sucediendo en mi cuerpo, en mis entrañas, mis vísceras, mis células, .... que continuamente están cambiando, se están moviendo,.. están danzando....
Y contactar profundamente con estas tripas internas en continuo movimiento ....me hacen sentir (cada vez menos) como un ahogo en tierra movediza.  Como si ese contacto me repeliera por la fuerza que conlleva el simple tacto de semejante pureza. Y es que con su tacto, bajo a tierra, siento que estoy viva, y su pureza me ahoga.  ¿Esta soy YO ? ???
Si, yo latiendo, respirando, deglutando, moviendo, digiriendo, deshaciendo, creando, eliminando, naciendo, .... Si, yo VIVA en continua transformación.  Bajo de mi mente etérea y aterrizo en el lodo envolviente del contacto puro con la vida.
Y qué soy exactamente si no soy lo que era ayer ni lo que seré máñana???  Pues pura transformación en continuidad
Madre mia.... abajo todas las etiquetas que me coloqué!

Páginas vistas en total