viernes, 18 de enero de 2013

IGUAL QUE MANDARINAS...

Hace poco estuve viendo un reportaje sobre el proceso que atraviesan las mandarinas hasta que llegan hasta nuestros hogares. Y la verdad es que me disgusté bastante.

En la recolecta de las mandarinas solo seleccionan aquellas que tienen una APARIENCIA bonita!! Lo que significa que "tiran a la basura" muchísimas mandarinas que son BUENAS para comer, pero que tienen la piel "fea"

Así que mientras hay gente pasando hambre, se tira a la basura comida en perfecto estado comestible,  por el mero hecho de que comercialmente a las empresas que gestionan la recogida y venta de mandarinas les obligan a desechar las que son FEAS.....

Pero eso no es todo....  Pues una vez que tienen las "bonitas", deben de "maquillarlas" para llevarlas a los establecimientos de venta al pequeño consumidor.  ¡Si, sí! maquillarlas.....  Las pulen y les dan un brillo especial con no sé qué gas....  Y de esta forma terminan saliendo por la puerta bien brillantes....

Mientras veía esto, enseguida encontré la relación de esta dinámica con los seres humanos..... Pues en nuestra sociedad, ocurre algo muy parecido.
Nos han vendido la moto de que lo que aquí vale es la apariencia. Que debemos estar siempre impecablemente guapos, a la moda, estar en la onda, tener muchas posesiones de alto valor económico, ser inteligentes, practicar deporte, hablar muchas lenguas, ..... etc, etc...   Es decir, igual que mandarinas, a esta sociedad solo le importa lo que aparentamos.

Cuántas personas han sentido rechazo por ser diferentes, por tener problemas estéticos, .. siendo el blanco de burlas y menosprecios...

Si por dentro todas las mandarinas son PERFECTAS, con su gran sabor, con sus nutrientes, .... ¿para qué las tiramos a la basura?

Si todas las personas somos PERFECTAS, con nuestra propia luz, con nuestras habilidades especiales, ... ¿para qué le damos tanta importancia a cómo vestimos, a tener un tipazo de modelo, a... aparentar algo que no somos?  Tiramos a la basura nuestra propia identidad, para transformarnos en seres de juguete, maquillando lo que creemos no es bonito, tapando nuestra esencia, .....  Sufriendo por no pesar menos, por tener poco pelo, ser demasiado alto o bajo, ...no tener el último modelo de móvil, ... , ...,  Obligándonos constantemente a compararnos con los demás, con lo que la sociedad ha establecido como "Cool", como "normal" ..... ¿?

Me consuela el hecho de que cada vez somos más los que abrimos los ojos. Los que ya no centramos nuestra atención en lo "normal", socialmente hablando. Los que sabemos que todos somos uno. Que lo importante es el INTERIOR.

Evidentemente, a todos nos gusta sentirnos guapos.... Y es importante cuidarse para ello. Pero es mucho más importante sentirnos bien con nosotros mismos desde nuestro interior. Saber que vivimos cómo queremos vivir. Que hacemos lo que nuestro corazón nos pide. Que estamos en sintonía con nuestras sensaciones internas. Que cuando miro a los demás, me veo a mi mism@

Si estamos en ese lugar. Siguiendo nuestras sensaciones internas, lo externo vendrá solo. Pues tan solo estando en nuestra propia satisfacción de vivir acorde con nuestro yo, apartando el ego, alcanzaremos una visión de nosotros mismos totalmente plena. Nuestro exterior, se armonizará con nuestro interior.

Así que ya sabes, ...  disfruta del SABOR de tu mandarina, sin prestar demasiada atención a su piel !!  Al fin y al cabo, ¿¿¿te vas a comer la piel???  pues no!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total