viernes, 22 de octubre de 2010

ACEPTARSE SIN ESPERAR

Tendemos a esperar. Esperamos para casi todo.

Dejas en manos de los demás completar tus carencias.
Esperas que cierta persona se acerque y te diga "te quiero", esperas que tu jefe te valore, que te llamen los amigos para proponerte algo divertido, que tu pareja sepa lo que deseas y lo haga realidad, .....
 ¿Acaso somos tan ignorantes que no nos damos cuenta que eso "no funciona"?

La primera vez que fui consciente de mi "espera" no quería aceptarlo. Ponía tierra de por medio, para NO VERLO, porque duele.... ¡y mucho!  Es la actitud que tenemos los seres humanos frente a lo que no nos gusta, y ... nos enfadamos, lo negamos, y huimos.  Hay que ser fuerte y valiente para mirarse frente a un espejo, verte con claridad, aceptarte, y seguir tu camino.

Cuando culpas a los demás por tus carencias, lo haces de forma "inconsciente", como un mecanismo autómata que por alguna razón un buen día se instaló en tu cabeza.
Lo que ocurre cuando dejas tu felicidad en manos de los demás, es que nunca estas satisfecho con lo que haces, porque en realidad, lo que estás haciendo no te ha nacido del corazón. No es tu idea, ni tu movimiento. No son tus deseos, sino los de ellos. Con lo cual, no te satisfacen nunca por completo. Y además de eso, has pasado tanto tiempo viviendo así, que ¡has olvidado lo que realmente deseas!  cuando piensas en tus hobbies, ves que en realidad no tienes ninguno en especial, y muchos insignificantes, o incluso ninguno.

No podemos culpar a los demás de no cumplir nuestras expectativas.  Primero tienes que averiguar tus necesidades, y después tu sol@, satisfacerlas.

1 comentario:

  1. Gracias por tu blog... es buenísimo... Saludos, Lourdes E.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total