lunes, 21 de mayo de 2018

CONFIAR EN LA VIDA

Ahora se va a cumplir ya casi un año desde la última vez que escribi en este blog...
Y es que mi vida, se ha tornado tan presente, que todas mis experiencias cobran sentido en el momento presente, de una manera tán profunda, que no cabe el análisis posterior para evaluar el aprendizaje...  Quizás no me estoy explicando correctamente... Dicho de forma más clara: lo que siento ahora no es lo mismo que hace un rato.
Con lo que me es muy díficil contaros mis aprendizajes de forma continuada.

Lo que hoy voy a escribir es el resumen de todo este año pasado, visto desde mi momento presente.

Me dí cuenta de que nunca había amado de verdad. No sabía el motivo, pero sí lo ví claro. Fue como un saber que te llega de lo más profundo, sin tener lógica ninguna... 

No hice nada, mas que vivir ese momento. Lloré, y me liberé de la culpa de no haber amado.
Y después me dediqué a observar todo con mis nuevos ojos libres de la máscara del autoengaño.

En ese observar me permití amar más y mejor, y entregarme, siendo capaz de disfrutar de ello. Y dí las gracias por todo lo que estaba experimentando mientras seguí observando cada segundo de mi vida y poniendo conciencia en todo lo que la vida me ofrecía.
He de reconocer que fue un momento de tranquilidad vivir desde ese lugar en ese momento.

Hace unos meses, no hubo un momento exacto pero sí una transformación, experimenté una nueva claridad... Fue como si mis ojos hubisen llevado una venda de la que no era consciente y que empezó a caer... y tal y como caía, yo iba viendo mi realidad con unos nuevos ojos.

Me dí cuenta que había estado viviendo durante muchos años soportando cosas (personas y situaciones) que no me gustaban nada, porque me faltaban el respeto y no me valoraban desde un reconocimiento sincero y verdadero.  Mi sorpresa era que yo no me había dado cuenta hasta ese momento!!!   ¿Como y por qué había estado aguantando eso??  La verdad es que no lo sé...

Pero sí sé que entonces comprendí el motivo de no haber amado de verdad. Había un trasfondo inconsciente para ello. Sin saber por qué, en mi vida había personas que no me trataban todo lo bien que yo y todas la personas merecemos.  Quizas había dado por supuesto que eso, era lo "normal"...

Hoy soy consciente de todo esto. Y aunque ha sido duro verlo, y he llorado mares, también puedo decir que me siento muy feliz y muy libre de ver con estos nuevos ojos. De ser más yo que nunca.

Y que aunque de momento no he cambiado nada de mi vida, yo sí he cambiado. Y eso ya es mucho. De momento así me vale. Más adelante, ya se verá....

Solo quería contaros mi experiencia porque es un ejemplo de cómo a veces, sin hacer nada, nos llega la información que necesitamos para conectar con nuestra verdad.

Tambien para recordaros que estamos en un momento astrológicamente y energéticamente muy potente. Este año 2018 es un año muy potente, para deshacernos de lo superfluo, desenmascararnos, y permitirnos vivir coherentemente y fielmente a nosotros mismos.
Se acabó el mantener lo insostenible por pura apariencia, y de "tragar" con lo que/quien no nos respeta. 
Vamos hacia la libertad y el respeto hacia uno mismo y hacia el otro. Valorando la diferenciación como el mayor de nuestros dones.

Anímo con todo lo que llega! y siempre CONFIAR... La vida nos trae justo lo que necesitamos.
Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total