lunes, 26 de octubre de 2015

SENTIR LIBREMENTE

Por primera vez me doy cuenta que no me he dejado sentir lo que siento. Siempre he estado juzgando si era correcto sentir esto o aquello. Filtrando así mis emciones por mi mente.

No he sido libre. Y la únicas cadenas que me lo impedían eran mis creencias, basadas en el miedo. Un miedo oculto en lo más profundo de mi ser a vivir, a brillar, a ser feliz....

La mente es dual, y por tanto siempre que hay una duda es porque estás en la mente. Y en la mente o estas en lo real, o estas en la imaginación.
Donde no hay nunca duda es en las tripas y en el corazón.  Las tripas son la conexión a Tierra, enraizarse y sentir el cuerpo. Para conectar con las tripas es bueno practicar deporte, meditar, danzar.  ...
Y desde ahí las dudas se disipan, porque solo hay una verdad.

Conectar con mi verdad y sentir lo que mi corazón late, por lo que suspira, por lo que está contento... es la señal de estar en el camino correcto.
Porque todo lo que hace feliz mi corazón, a mi niña interior, es lo que me conecta con mi sendero de crecimiento.

Y ahí es donde me voy a quedar, pasando por alto todos lo prejucios de mi mente, y todas las opiniones ajenas.
Porque solo ahí puedo ser realmente yo, honestamente yo, conmigo misma y con todos los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total